Probamos el pantalón Kipsta T500

Comentarios 0 21 -/-
FacebookTwitterEmail

Lleva poco más de un año en el mercado y es difícil no verlo en banquillos de fútbol amateur, en los entrenamientos y en los calentamientos pre-partido. Hablamos del pantalón Kipsta T500, un pantalón estilo “tubo” o “pitillo”, que nos hemos decidido a probar sobre el terreno, para así poder comentaros sus bondades.

Cuando buscamos un pantalón largo para jugar al fútbol suele ser por varias razones. El reglamento nos marca claramente cuál debe ser el tipo de pantalón para los jugadores de campo, lo que llamaremos short de fútbol, que además resulta el más cómodo, ligero y transpirable para utilizar en competición o en nuestros entrenamientos más intensos con balón. 

Pero el fútbol abarca otras circunstancias para las cuales nos resulta más apropiado utilizar un pantalón hasta los tobillos.

La principal razón es el mantenimiento de la temperatura corporal, y con ella, el tono muscular. Esto es más que necesario para realizar ciertos ejercicios en frío o de baja intensidad, para los cuales el cuerpo carece de la temperatura necesaria y resulta más que conveniente disminuir el riesgo de lesiones por pedir un esfuerzo excesivo a nuestras fibras, que aún no están preparadas para asumirlo.

Esta circunstancia se agrava con el frío en otoño e invierno, especialmente para los entrenamientos más duros cuando el sol ya ha caído, y en los cuales la carencia de un producto específico para la práctica del fútbol ha popularizado históricamente las famosas “mallas de correr” o incluso calentadores largos para paliar los efectos de las bajas temperaturas. El mayor inconveniente de este tipo de producto para el fútbol es lo poco práctico que resulta a la hora de cambiar a ejercicios más intensos, o pasar del banquillo al terreno de juego, ya que nos obligan a descalzarnos y quitarnos el short para prescindir de las mallas.

Calentando con los pantalones Kipsta

Los pantalones clásicos de chándal tampoco resultan apropiados, en primer lugar por su escasa transpirabilidad y las rozadoras con nuestra piel, pero esencialmente porque el fútbol es un deporte en el que nuestros pies son los protagonistas debido al contacto con el balón y los cambios de dirección, por lo que un pantalón al uso con la zona de los tobillos ancha supone un grave riesgo de tropiezo y una verdadera incomodidad a la hora de practicar el deporte que nos hace descartarlos por completo.

Cuando probamos los pantalones Kipsta T500 éramos un tanto escépticos en cuanto a si un pantalón largo iba a resultar cómodo para la práctica del fútbol. Experimentamos con él en varias circunstancias: entrenamiento de agilidad/coordinación con y sin balón, partido entre amigos, y carrera continua. Sacamos las siguientes conclusiones:

En primer lugar, su composición 100% poliéster hace que el aporte de calor sea alto con bajas temperaturas, ya que el cosido es denso y no permite el paso del aire de fuera hacia dentro, en cualquier caso garantiza 100% la transpirabilidad de la piel, como hemos comprobado con temperaturas más elevadas. 

En este apartado el T500 cumple su promesa como pantalón transpirable y que mantiene la temperatura corporal, además, su corte ajustado garantiza la sujeción muscular necesaria para mantener el tono con intensidades bajas.

El test más importante que debía pasar era el de la comodidad. Es muy sencillo de poner y quitar gracias al elástico de la zona inferior, y la cremallera facilita el ponerlos y quitarlos con las botas puestas. Las sensaciones durante la carrera continua fueron muy buenas. Es como correr con unas mallas largas, pero con un aporte extra de temperatura al cuerpo. El T500 resulta muy cómodo y mantiene los gemelos en su sitio gracias a un corte muy ceñido en la parte inferior.

Zoom pantalones

Las sensaciones se confirmaron durante el entrenamiento de agilidad y coordinación. Los utilizamos con la escalera de entrenamientos, vallas, y zigzag con balón sorteando los conos, entre otros ejercicios. Y hay que decir que el pantalón resulta tremendamente cómodo en cualquier ejercicio. Al tener un corte tan ceñido en los gemelos y terminar en el tobillo, en ningún caso interfiere entre nuestras botas y el balón.

La prueba de fuego fue durante el partidillo con los amigos. Evidentemente aquí se penaliza la ligereza con respecto al short, pero en ningún caso influyó en nuestro juego. Las sensaciones de comodidad, transpirabilidad y gran ajuste estuvieron presentes.

En conclusión, el pantalón Kipsta T500 ha pasado con nota el test para formar parte de nuestra bolsa de deporte, realmente se convierte en un básico para nuestros entrenamientos y partidos, tanto para el calentamiento como para el banquillo. Probablemente su comodidad lo convierte en un pantalón no sólo para fútbol, sino para realizar calentamientos en otros deportes. Haciendo uso de los pantalones

Así lo atestiguan con una nota de 4,4/5 más de 130 compradores en nuestra web, disponible en Niño (desde 6 hasta 14 años) y en Adulto; y tú… ¿ya lo has probado? ¡Nos vemos en el césped!

Pablo Saura, 

Apasionada de los Deportes Colectivos  

Decathlon Vigo

: