Menú

¡Completa tu entrenamiento con la electroestimulación!

0 60
-/5

La electroestimulación en un mecanismo de aplicación multideportiva y muy diversa. A pesar de tener aproximadamente 30 años de historia, aún hoy sigue siendo en muchos casos desconocidos sus procedimientos y aplicaciones, o por lo menos no del todo. Hoy podemos tenerlo en cuenta, como parte de nuestro equipo de entrenamiento.

Uso y Funcionamiento

Se trata de un dispositivo electrónico que emite descargas eléctricas. Al aplicarse por medio de electrodos en nuestros músculos producen contracciones involuntarias.

En la actualidad la mayoría de los electroestimuladores funcionan por medio de programas fácilmente seleccionables. Para así poder aplicarse según la causa requerida. Hoy en día, se trata de un objeto de uso convencional ya que vienen en formatos de fácil uso y a precios muy competitivos. Lo que hace posible el uso sin necesidad de acudir a un centro especializado.

La frecuencia de los impulsos se mide por hercios (Hz) o ciclos por segundo y dependiendo de esta frecuencia sus efectos pueden variar.

Dendiendo del nivel del electroestimulador sus programas serán más variados, pero a pesar de que todo venga programado debemos tener en cuenta que vienen preparados para un uso estándar. Como ya sabemos, somos distintos y puede que la programación que venga por defecto no esté de acuerdo con nuestras condiciones fisiológicas personales, por eso es importante que sepamos entender nuestro cuerpo y tengamos el máximo cuidado con la aparición de dolor. 

Un consejo: no está de más acudir a nuestro fisioterapeuta para mostrarle nuestro dispositivo y explicarle el uso que vamos hacer de él para que nos sepa dar unas directrices más personales obteniendo un mejor uso de nuestro electroestimulador.

 Para precisar el lugar o el grupo muscular que se quiere trabajar debemos tener claro el uso de los electrodos. En las instrucciones de uso del aparato siempre viene reflejado el uso de los mismos. Debemos tener en cuenta, que una buena colocación es clave, para hacer efectivo el impulso sobre nuestro cuerpo. 

Es importante tener en cuenta que el uso del electroestimulador, tiene varias contraindicaciones. Por lo que es muy recomendable leer las instrucciones del fabricante y si nos encontramos en estos casos o en otros señalados por el fabricante debemos evitar su uso porque sus efectos pueden ser muy perjudiciales. Algunas de las contraindicaciones más comunes son:

  • Marcapasos
  • Enfermedades como el cáncer
  • Procesos febriles
  • Trombosis
  • Varices pronunciadas
  • etc.

 

Aplicación al fútbol y futsal

Desde hace ya tiempo los electroestimuladores están introducidos en los métodos de entrenamiento y recuperación de muchos clubs. Aunque bien es verdad que casi siempre, hablamos de equipos federados y de altas categorías. El mercado hoy nos ofrece, una oferta de uso convencional que si queremos podemos adquirir y acoplar de forma individual al entrenamiento. Mejorando aún más las aptitudes físicas.

Trabajo de tonificación y fortalecimiento

Es recomendable su uso en aquellos grupos musculares, que aunque se trabajan se les puede dar un incremento como son los isquiosurales, glúteos, abdominales y lumbares. Aunque podemos tonificar y trabajar por medio de programas de fuerza resistencia, tonificación y fuerza explosiva todos nuestros grupos musculares a los cuales aplicamos más exigencia, como el cuadriceps y gemelos, es lógico que  tendamos a dar un impulso a los grupos de suspensión y antagonistas para conseguir un perfecto equilibrio.

El trabajar grupos como isquios y glúteos puede determinar la no aparición de lesiones típicas como son las roturas de fibras, entre otras, además de dar un impulso de fuerza y velocidad al individuo, ya que el fútbol por su funcionalidad desarrolla más los cuádriceps, lo que nos puede llevar a una mayor tensión en los mismos que provoque un desplazamiento postural de nuestro abdomen y tronco, lo que puede conllevar la aparición de lesiones de diversa índole. Un caso parecido puede ser el de mantener unos abdominales y lumbares bien trabajados para evitar aparición de pubalgia u otras afecciones más graves en nuestra columna.

 En resumidas cuentas, podemos puntear nuestro trabajo con la ayuda de electroestimulación. Debemos tener en cuenta que tendremos que ser más persistentes con aquellos grupos menos trabajados pero siempre con la intensidad y temporalidad adecuados, ya que un sobreuso podría tener efectos muy contradictorios.

Es necesario entender que el uso del electroestimulador: debe ser aplicado de forma progresiva y aunque siempre evitaremos una carga que nos produzca dolor, es importante que en fase de fortalecimiento vayamos poco a poco aumentando la exigencia, como hacemos con los entrenamientos de fuerza convencionales.

 Trabajo de capilarización y endorfínico

 Pensado para la recuperación activa post-entreno. Con estas frecuencias ayudaremos a nuestro cuerpo a eliminar toxinas de forma más eficiente. También previo al ejercicio, para poder descargar y activar nuestra musculatura de forma progresiva adecuando así a la musculatura al próximo ejercicio. Con los programas de bajo Hz, nos servirá para reponer la base de sangre en nuestros músculos y relajarlos evitando así sobrecargas que puedan  derivar en lesiones futuras.

Tratamiento de lesiones

Si en todos los usos es recomendable tener una opinión de un profesional, como un fisioterapeuta, en este es clave. Un buen uso en el tratamiento de lesiones como roturas fibrilares, fuertes contracturas, fortalecimiento post roturas de ligamentos, esguinces etc., puede tener efectos muy positivos y ayudarnos a rebajar los tiempos de recuperación, incluso a que ésta sea más notable y nos ayude a incorporarnos de una mejor forma a la práctica deportiva. 

Una vez tenemos un diagnóstico, podemos contar con un programa de recuperación para poder complementar nuestro trabajo desde casa.

Ateniendo que la electroestimulación es un sistema de ejercicio pasivo, podemos realizarlo casi en cualquier estancia, pero ello no lo debe convertir nunca en un sustitutivo del ejercicio funcional y menos en el ámbito de nuestro deporte, ya que a pesar de que el músculo trabaje no lo hacen tendones y articulaciones, y un aspecto también muy importante: no trabajamos procesos de comunicación intramuscular, equilibrio y coordinación. 

Como nombraba aquel dicho, “la fuerza sin control no vale de nada” y en este caso hablamos de nuestra disponibilidad al deporte y aún más importante, de nuestra salud, por lo que es importante tener en cuenta que la adquisición de masa muscular sin una buena base de todos estos procesos mencionados nos puede llevar a lesionarnos.

 Por lo demas ya sabeis, que la fuerza os acompañe pero siempre con control mientras tanto yo seguiré haciendo fuerza donde siempre, en el segundo palo.


Contenido elaborado junto a apasionados del fútbol de Decathlon. 


Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!
Este contenido te puede interesar

Completa tu experiencia con este contenido



¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.