La importancia del masaje deportivo

Comentarios 0 56 -/-
FacebookTwitterEmail

El masaje deportivo

El masaje es una de las herramientas que más debemos de usar los futbolistas, dado que como bien dicen los expertos el mejor entrenamiento en la mayoría de los casos es el descanso. Nuestras piernas se exponen a 4 días de rendimiento máximo que se suelen estructurar en 3 entrenamientos y en 1 partido donde exponemos todo lo trabajado durante la semana y donde no nos guardamos ningún tipo de esfuerzo.

Durante la semana debemos tener en cuenta que el masaje descontracturante o de descarga nos sirve para mantener nuestros músculos y nuestro cuerpo en las mejores condiciones para afrontar los entrenamientos, es recomendable pasar al menos 1 vez por semana por la camilla para prevenir cualquier tipo de lesión que venga precedida por una sobrecarga o por una descompensación muscular.

Hasta aquí solo tenemos en cuenta la recuperación del cuerpo, suelen ser masajes muy profundos y que pueden dejarnos una agujeta o una sensibilidad dolorosa a la palpación, ya que se trabaja una manipulación muy fuerte para ablandar el tejido del músculo y poder acceder con más facilidad a él. ¿Por qué es conveniente no pasar más de 2 veces por semana por nuestro fisioterapeuta

El consejo básico es que la recuperación del cuerpo después de un masaje oscila entre las 48 y 72 horas dependiendo del tipo de masaje realizado y del dolor que sentiremos posterior a la manipulación, lo ideal es que el cuerpo llegue al siguiente masaje sin apenas dolor o sensibilidad en la zona trabajada, eso hará que estemos más relajados y nuestro fisioterapeuta pueda trabajar sin que estemos rígidos o doloridos.

Ahora bien, llegamos al día de competición y el cuerpo no se encuentra en condiciones óptimas para el desarrollo de la actividad, ¿qué hacer? Lo primero de todo parar, ante la duda el cuerpo debe descansar y no por ello estamos tirando la toalla sino que estamos evitando entrar en una constante fatiga muscular de la que puede terminar con una lesión.

Pero podemos encontrarnos con que si podemos competir pero necesitamos una ayuda extra, ahí es donde entra el segundo tipo de masaje deportivo, el que nos va ayudar a competir ese día, son masajes muy superficiales y basados fundamentalmente en la fricción para calentar la zona dolorida o sobrecargada para que el músculo entre en calor y no note esa fatiga que adolecemos. Para el masaje antes de competir como decíamos anteriormente buscamos la fricción pero también podemos ahondar un poco en la zona para que durante el calentamiento se aclimate a la actividad.

Durante la competición podemos encontrarnos un leve pinchazo, que se nos suba el gemelo, o numerosas lesiones musculares que no tienen por qué obligarnos a parar sino que podemos continuar gracias a la labor de nuestro fisioterapeuta y ese masaje solo se realiza mediante fricciones y estiramientos con la ayuda de un aceite que hace que el musculo vuelva a entrar en calor y no sienta ese dolor y que al estirar le ayudemos a volver a su zona de descanso.