Menú

Ejercicios para mejorar el putt largo

0 29
-/5

¡Hola a todos!

Si uno de tus puntos débiles es salir del green con tres putts, hoy vamos a ver cómo se puede mejorar el golpe de putt desde distancias lejanas.

Como ya sabréis los jugadores más experimentados, hay un dicho que dice “el driver te da la gloria y el putt la victoria”. Es una expresión totalmente cierta, y  por eso hoy hablaremos del putt o, más concretamente, de los putts largos. Esas distancias donde los 3 putts acechan inminentemente.

El objetivo final en distancias superiores a 10 metros es que la bola pueda entrar, pero más importante es que tengamos un segundo putt cómodo y asequible para evitar que empecemos a ver el hoyo cada vez más pequeño mientras las pulsaciones no dejan de subir.

Voy a describir la técnica necesaria para hacer rodar bien la bola en el green, los pasos a seguir para tener una buena rutina y cómo trabajar la fuerza con un ejercicio. Os aseguro que, en la mayoría de los casos, el gran problema no es la línea sino que la bola termina muy corta o se pasa más de la cuenta.

En cuanto al aspecto técnico del putt hay que saber lo siguiente:

  • Al agarrar el grip las palmas de las manos están enfrentadas.
  • La bola se coloca entre los pies, más orientada hacia el pie izquierdo.
  • Las manos están ligeramente adelantadas con respecto a la cara del palo.
  • Los ojos han de estar encima de la bola y en la línea bola-objetivo.

Una adecuada colocación de las manos es esencial para realizar un buen putt.  Una adecuada colocación de las manos es esencial para realizar un buen putt.

En la imagen superior quería destacar que las dos palmas se enfrentan y quedan casi a la misma altura para que haya más unión. Posteriormente, habría que colocar los dedos, pero  todo buen grip de putt cumple este punto. De hecho, por este motivo, hoy en día los grips para putt son más gruesos, para favorecer que las palmas se enfrenten. En caso contrario la cara del palo podría rotar más fácilmente y se produciría una desviación importante de la bola.

Esta posición favorece que la bola sea golpeada en su parte media.

El fin de poner la bola entre los pies más hacia el pie izquierdo es para impactar a la bola en el momento en el que la cara del putter asciende del suelo en el arco. Eso favorece que la bola sea golpeada en su parte media. Si golpeamos a la bola en su parte más baja (por la base) sale dando botes al principio y sin control.

Las manos adelantadas ligeramente favorecen que la cara del palo se mantenga más tiempo cuadrada en el swing y a que el ángulo de ataque sea ascendente.

Los ojos han de estar encima de la bola y en la línea bola-objetivo, para favorecer una línea correcta de swing.

Si ya hemos cumplido los pasos anteriores, estaremos preparados, desde el punto de vista técnico, para tirar un buen putt. Pero eso no nos asegura que el resultado sea bueno.

¿Qué más hay que tener en cuenta? Una buena rutina.

La caída del green. Hay que ponerse lo más cerca del suelo posible y ver los desniveles del green desde los cuatro ángulos (derecha, izquierda, delante y detrás).

2º Una vez hayamos marcado el punto donde queremos que nuestra bola pare, podemos contar los pasos que hay entre la bola y ese punto. El objetivo es poder controlar distancias, pero nunca pisando la línea que describirá la bola (para evitar penalidades). Hay que hacerlo un par de metros paralelo a esa línea. Por ejemplo, si son 15 pasos y hemos estado practicando en el putting green un putt de esa distancia, nos serviría de referencia.

3º Realizar un par de swings de prueba para establecer el tamaño y velocidad de swing.

Confiar en el trabajo que hemos realizado y tirar el putt, sin modificar nada de lo que hemos previsto

 Plan de trabajo.

Un ejercicio muy útil es ir al putting green y jugar 10 bolas a un hoyo situado por ejemplo a 12 pasos donde el green no presente grandes caídas.

  • Coloque una varilla de alineación apuntando a su objetivo.
  • Mida los pasos. Esto servirá de referencia para establecer un tamaño de swing determinado para esos 12 pasos en el campo. Cuando se cambia de campo hay que establecer un nuevo tamaño, debido a las distintas velocidades de los greens.
  • Jugar a meterlas en un semircirculo con tees.

El juego consiste en:

  • Poner dos tees a 1 metro a la izquierda y derecha del hoyo.
  • Poner varios tees detrás del hoyo cerrando el semicírculo. El más alejado a un metro pasado del hoyo.

Aquí podéis ver un ejemplo de cómo sería el juego.

Puntuación.

  • Bola corta: -1 punto.
  • Bola que se pasa del semicírculo: 0 puntos.
  • Bola dentro del semicírculo: 1 punto.
  • Bola que entra en el hoyo: 2 puntos.

El objetivo es tener un resultado positivo y observar su evolución. Realizarlo con los ojos cerrados dará mayor control. Una vez tirado el putt, y sin abrir los ojos, hay que adivinar dónde termina la bola, si antes o después del hoyo. (El sistema de puntuación es el mismo).

Gracias a un mejor control en los putts largos ahorrará golpes y evitará tirar segundos putts con excesiva tensión, así que observe su evolución y aparte de contar los golpes de cada hoyo en la tarjeta, anote en la casilla de abajo el número de putts que realiza y súmelos al final.


Contenido elaborado junto a apasionados del golf de Decathlon. 


Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.