Las bases del putt

Comentarios 0 9 -/-
FacebookTwitterEmail

A primera vista y a la hora de la toma de contacto con el golf, puttear suele parecer la parte más sencilla del juego. Más de una vez he escuchado decir: "hombre esto en 2 días lo domino yo, lo difícil es darle fuerte a la bola...".

Nada más lejos de la realidad, ya que aunque no nos encontramos ante un tipo de golpe en el que tengamos que elegir que palo usar, ni cuadrar todo nuestro cuerpo y ángulos para golpear la bola; creo que todos podemos dar fe de que no es nada fácil embocar la bola

En mi opinión hay 3 factores importantes que determinaran nuestro nivel de putt: nuestra postura, nuestro movimiento de putt (ambas estrechamente relacionadas) y nuestra habilidad para leer las caídas. Vamos a dejar un poco de lado la lectura de caídas en un principio y vamos a centrarnos en la teoría de putt.

Comenzaremos analizando nuestra postura, ésta es similar al stance de un hierro corto, solo que con los pies más cerca uno de otro, un poco más erguido y con la bola más cerca de nuestros pies. Estaremos correctamente colocados en el putt si dejamos caer una bola desde nuestro ojo dominante y cae justo delante de la cara del putt.

Las bases del putt Una buena colocación en el putt es cuando dejamos caer una bola desde nuestro ojo dominante y cae justo delante de la cara del putt.

¿Y cuál es mi ojo dominante? muy fácil, colocados a unos 3­4 metros delante del hoyo, intentamos con el brazo extendido, tapar el hoyo con el dedo índice, cuando lo consigamos cerramos un ojo y luego el otro, con uno de los 2, el hoyo seguirá tapado mientras que con otro no, nuestro ojo dominante es el que mantiene el hoyo tapado.

Las bases del putt  Comprueba cual es tu ojo dominante.

Ahora pasaremos a nuestro tipo de swing de putt, que puede ser "recto" o "arqueado", no hay uno mejor que otro, simplemente debemos elegir nuestro putt en consonancia con nuestro swing de putt.

Si nuestro swing de putt es predominantemente recto nos beneficiará un putt cuya cara esté equilibrada, que quiere decir esto, si dejamos reposar el putt por la varilla sobre nuestro dedo índice la cara del putt quedará horizontal mirando hacia arriba.

Si por el contrario no está equilibrada, la punta del putt señalará hacia el suelo y beneficiara un swing con arco, ya que al tener más peso en la punta ayudará a volver a cuadrar la cara durante el giro para llegar cuadrada al impacto.

Las bases del putt  Comprueba el equilibro de tu putt para saber que swing te conviene.

Una vez estemos listos ya solo queda practicar y afrontar los putts con seguridad y decisión, ya que la disposición mental que tengamos frente al putt será clave a la hora de embocar, más de alguna vez habremos escuchado "meto más putts de 4 metros que de 2" sin duda esto se debe a que en putts más largos nos centramos en tirar correctamente la bola, pensando únicamente en nuestro movimiento sin estar pensando en que hay que embocar sí o sí. 

¡Suerte en vuestro putt y a jugar! 


Contenido elaborado junto a apasionados del golf de Decathlon. 


: