La rutina en los golpes “tensos” de approach

Comentarios 0 4 -/-
FacebookTwitterEmail

Muchas veces, después de un mal golpe, no nos quedamos en la situación idónea alrededor del green. La bola nos suele quedar en rough y no colocada de la mejor manera. ¡Aquí es donde tenemos que darle la vuelta al hoyo para salir bien parados de nuestros fallos!

Cuando entrenamos tenemos tendencia a ir a la zona de approach y quedarnos en nuestra zona de confort. 

Ponemos unas bolas en calle, algunas en rough pero bien colocadas y olvidamos esos golpes complejos como es una bola enterrada en la hierba o bien en una zona muy pelada como nos toca sufrir ahora en verano.

Estas últimas situaciones, cuando las encontramos en nuestro recorrido, es importante hacer nuestra rutina de approach, pero no debemos de caer en la trampa de hacer swings sin sentido.

El siguiente consejo es que en el caso de tener la bola hundida en un pequeño hoyo, busquemos cerca un lugar muy similar al de la bola y en ese mismo punto realizemos los swings de práctica, tal y como si la bola estuviera ahí.

Haciendo esto ganaremos sensaciones positivas frente al terreno que nos vamos a enfrentar, y podremos ver como reacciona la cabeza del palo al hacer contacto en el suelo. Pudiendo evitar errores al golpear la bola en la situación real.

Y así lo podemos duplicar en el resto de situaciones en las que no estamos acostumbrados a tener la bola y tenemos incertidumbre antes de golpearla.

Hay que planificar nuestros golpes para ir restándolos uno a uno de nuestras tarjetas. No olvidemos que cada golpe cuenta y que si solventamos mejor estas situaciones difíciles podemos cambiar rápidamente nuestra situación en el hoyo.

¡Los detalles marcan la diferencia!


Contenido elaborado junto a apasionados del golf de Decathlon. 

: