Grados en escalada ¿Qué son?

0
5/5

¿Te estás iniciando en la escalada y no entiendes qué significan esos números y letras? ¿En el rocódromo al que vas usan este sistema para marcar la dificultad de los recorridos? En este artículo vamos a hablar de que es, como funciona y cual es el sentido del sistema de graduación de dificultad en escalada.


¿Qué es?

De la necesidad de saber la dificultad de una vía o bloque surgieron en distintas partes del mundo diferentes sistemas de clasificar los itinerarios dependiendo de su dificultad.

Estos con el tiempo se han convertido en sistemas de referencia para medir la progresión, medidores del nivel que un escalador ha conseguido desarrollar.

En este artículo, para no excedernos en extensión y para simplificar la idea principal, vamos a poner como ejemplo la escala más usada en Europa. La escala francesa o Fontainebleau en el caso de la escalada en bloque. 

Se trata de la combinación de un número (del 4 al 9) con una letra (a, b, c) con la posibilidad de añadir un “+” para aproximar más la dificultad de dicho recorrido. La escala quedaría así: 4, 4+, 5, 5+, 6a, 6a+, 6b, 6b+, 6c, 6c+, 7a… El máximo grado encadenado confirmado, a día de hoy, en escalada deportiva es 9b+ y en bloque 8C+.


crash pad escalada simond decathlon grados dificultad climbing boulder bloque deportiva

¿Cómo funciona?

Para entender los puntos fuertes y débiles del sistema de graduación es importante entender cómo se originan. El primer escalador/a que consiga hacer la primera ascensión va a dar una propuesta de grado. Con cada repetición de la vía se van a ir acumulando más opiniones sobre la dificultad, y así es como al final el grado con más consenso es el que se va a usar.


Las principales características de estos sistemas son:

  • Relativo: en cada zona se gradúa de forma distinta atendiendo a razones históricas. En unos sitios el grado es más severo y en otros más asequible. Es importante entender que no es un sistema absoluto. Que seas capaz de encadenar 6c en tu escuela local no significa que puedas hacer todos los 6c’s. También influye mucho el estilo de cada escalador. Yo por ejemplo puedo hacer bloques más difíciles si estos son ligeros desplomes con regletas que techos con buenos agarres pero con pasos largos.


  • Consenso en base a opiniones subjetivas: es normal que los mismos movimientos no se perciban de la misma manera, cada persona tiene una morfología única y un estilo característico. Por eso, cuando una vía tiene muchas repeticiones es más fácil encontrar un grado más acertado que vías con muy pocas repeticiones donde el consenso es más difícil de encontrar. 


  • No estático: es un sistema no cerrado, se pueden ir añadiendo nuevos grados o recortando itinerarios teniendo en cuenta las nuevas opiniones que se van aportando. Es por eso que decotaciones o recotaciones al alza son noticias sonadas en el mundillo de la escalada. Es por esto que cuando una vía o bloque sólo tiene la primera repetición podemos hablar de grado no confirmado y considerarlo una propuesta. Un claro ejemplo de esto sería la vía Silence encadenada por Adam Ondra en 2017 con propuesta de 9c aún por repetir. O el bloque Return of the Sleepwalker encadenado por Daniel Woods en 2021 con una propuesta de 9A. Estos dos itinerarios supondrían la vía o bloque más difíciles del mundo. Pero solo el tiempo dirá si estas fueron las primeras ascensiones de nuevos grados de dificultad o acabarán decotadas a 9b+ o 8C+ respectivamente. Así es como debería funcionar más allá de los grandes titulares de los “mass media” de la escalada y mercantilización del rendimiento deportivo.


escalada simond decathlon grados dificultad climbing boulder bloque deportiva

Para concluir me gustaría hacer un alegato en contra de un enfoque demasiado centrado en grados. La escalada es mucho más que una letra y un número, deberíamos valorar más los recuerdos o la satisfacción de encadenar un proyecto que nos ha costado mucho esfuerzo y entrenamiento. Deberíamos valorar mucho más el entorno que nos rodea, la belleza del itinerario o sus movimientos, pasar un buen rato con buena compañía. Evitar usar las graduaciones como una escala de competición para comparar escaldores/as, ya que como hemos comentado es un sistema tremendamente inconsistente si comparamos las graduaciones de distintas zonas.  Mejorar como escalador/a muchas veces no es hacer más grado así como hacer más grado no significa ser mejor escalador. Lo importante es el reto en sí, no el grado.


Comentarios
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!