¡Activa tu transverso!

Comentarios 0 114 -/-
FacebookTwitterEmail
IMG_8579-3

De manera suave, el método Pilates es innegablemente eficaz para tonificar los músculos más profundos, alisar el vientre y mejorar la postura.

Esta disciplina tiene como objetivo estimular diversos grupos musculares y, más particularmente, trata el músculo transverso abdominal, el músculo del abdomen más profundo, que desempeña un importante papel de apoyo. ¿No es fácil? ¡No te preocupes, a través del Pilates aprenderás a activarlo y animarlo a hacer algo de ejercicio!


Puede que no lo sepas, pero el transverso abdominal, lo usamos con mucha más frecuencia de lo que imaginamos.
Este músculo, que constituye una especie de faja natural la cual nos posibilita tener una buena postura y contener cada uno de los órganos situados en el abdomen, nos permite toser, exhalar, reír, estornudar... Y el hecho de que no se vea porque está oculto debajo de los otros músculos del cinturón abdominal no significa que no debamos ponerle en funcionamiento. Al contrario, tonificar el músculo transverso es un trabajo básico que mejorará la postura, reducirá el dolor de espalda y te ayudará a tener un vientre más plano. 

El Pilates, cuyos dos fundamentos principales son el equilibrio y la respiración, te permitirá que este importante músculo de apoyo trabaje directamente.

Uno de los ejercicios más habituales en Pilates es la plancha, se trata de un ejercicio isométrico a través del cual podremos activar nuestro transverso, entre otros muchos músculos.

Los ejercicios isométricos son aquellos que someten al músculo a una tensión sin realizar un movimiento.

Muchos de vosotros ya lo conoceréis, pero para los que no ¿cómo ejecutaremos la plancha?

  • Dejaremos el peso de nuestro cuerpo sobre cuatro apoyos: en los antebrazos y las puntas de los pies.
  • Nuestros talones quedarán en contacto
  • Mirada hacia el frente
  • Apretaremos los glúteos para alinear  la pelvis consiguiendo una línea recta entre tobillos y hombros.
  • Activaremos el core, para ello imaginaremos que el ombligo se pega a la espalda.
1-01

El tiempo de ejecución debe variar entre 10 y 60 segundos, pero lo más importante es mantener una posición perfecta y  parar cuando esto no se cumpla.

Como he comentado anteriormente, muchos de vosotros ya conocéis y realizáis dicho ejercicio... ¿cómo podemos intensificarlo?

Elevar una pierna o un brazo.

1-02

Añadir una superficie inestable como el cojín de equilibrio inflable bajo los pies.

1-03

Si tenéis alguna otra duda no dudéis en poneros en contacto conmigo...

y ahora ¡a por ello!

: