Menú

El camino hacia Pilates

0 404
5/5

¿Qué relación existe entre tus pies y el pilates? Si nunca te lo has preguntado... ¡es el momento de hacerlo! Nuestros pies, esos grandes desconocidos, metidos en sus calcetines y en sus calzados, apenas ven la luz del sol pero también son los encargados de mantenernos erguidos.

Cuando caminamos, las cargas se ven repartidas por todo nuestro cuerpo dando importancia a la lateralidad que obtenemos desde nuestra infancia. Dependiendo de cómo sea nuestra pisada y, por consiguiente, como caminamos, tendremos más o menos problemas de espalda.

Que pisemos de una manera en concreto determina nuestra postura corporal. Esta se diferencia en dos tipos.

  1. Hiperlordosis
  2. Hipercifosis
Hiperlordosis

En el primer caso, se dice que un individuo tiene hiperlordosis cuando su curvatura lumbar es exagerada y muy curva hacia adentro. Así dará lugar a tener el glúteo y la posición de nuestra pelvis hacia afuera (en excesiva contracción constante).

Cuando tenemos un caso de hiperlordosis, la persona tiende a tener molestias en lumbares, pelvis y en cervicales. Su tipo de pisada siempre será remarcando con más fuerza el borde externo de nuestro pie dejando la zona del puente sin apenas pisarla.

Hipercifosis

En el segundo caso, hablamos de hipercifosis cuando la curvatura de la parte de la caja torácica del individuo está excesivamente hacia afuera. Esto provocará, a simple vista, la conocida chepa o joroba.

Cuando una persona se encuentra con hipercifosis, sus molestias vienen debidas a su plexo solar, es decir, justo en el centro de nuestro cuerpo y donde el músculo que nos ayuda a regularlo es el diafragma. Este músculo es el encargado de regular las emociones de nuestro cuerpo. 

hiperlordosis-2
descarga
Indicadores y compensación

Cuando nuestra postura es hacia afuera (hiperlordosis), es indicador de que vamos con demasiada tensión en nuestro cuerpo durante el día y estamos en estado de alerta continuamente. Por tanto, tendremos mayor riesgo de obtener estrés y otras patologías derivadas del mismo.

Cuando nuestra postura es hacia adentro (hipercifosis), es indicador de que estamos como en un "sueño constante". Nuestro estado de relajación es el que rige nuestro cuerpo y apenas nos sorprendemos ni tenemos tensión en nuestro cuerpo. Por tanto nuestro nivel de estrés será mínimo.

La compensación de las dos posturas hará que nuestro cuerpo se encuentre dentro de nuestro eje y podamos caminar con total armonía. Así dejaremos una buena pisada y no tendremos molestias en nuestra espalda ya que nuestro diafragma no sufrirá ni sobresaltos ni sueño constante.

No olvides dejar tu comentario... ¡Responderé encantada!

Si quieres conocer todos nuestros productos, visita nuestro catálogo completo

Screen Shot 2019-11-14 at 16.52.13
Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.