Menú

¡Pisa con garbo!

0 692
-/5

Hay una parte de nuestro cuerpo que nunca le damos la importancia que se merece y que, en cambio, es una de las más importantes. Estamos hablando de los pies. Nuestros pies cumplen una función primordial: Dan soporte a nuestro cuerpo, nos mantiene en una postura erguida, además de propulsar nuestro cuerpo hacia delante para iniciar la marcha.

Es muy importante que mantengamos esta parte de nuestro cuerpo bien cuidada y le prestemos la atención necesaria desde muy temprana edad, ya que nos ayudarán a recorrer miles de kilómetros a lo largo de nuestra vida.

450_1000

Durante el primer año de vida, los pies de los niños presentan un aspecto redondeado, esos "pies rechonchos" que tan cómicos nos parecen. Si miramos bien los pies de los más pequeños, observaremos que aún tienen una capa de grasa en el puente plantar que muestra una apariencia de "pie plano". Esto es debido a que sus huesos todavía son cartilaginosos, no están solidificados, por lo que debemos prestar especial atención al cuidado de los pies de los más pequeños.

450_1000

Esto es algo bastante común entre los más pequeños y un hecho que se suele corregir solo y de manera natural. Sin embargo, sería positivo que los adultos ayudáramos a nuestros pequeños a un correcto desarrollo motriz.

La manera ideal de fomentar que aprendan a andar solitos es a través de dejar el pie al aire libre, que aprendan a andar descalzos: Gracias a una sensibilidad mucho más fina, captan miles de sensaciones a través del tacto de los pies, por no hablar de que fortalecen la musculatura plantar. 

Sin embargo, ¿Es aconsejable que anden descalzos? 

Nosotros hablamos de la manera más ideal para que aprendan a caminar, pero no podemos mirar hacia otro lado y no tener en cuenta ciertos aspectos: la protección del pie, la ausencia de calidez por pisar en sitios fríos, y de mantener seguro su pisada por todos los rincones que decida explorar nuestro pequeño. 


domyos_decouvrir-la-gym-enfant-visuel-3_900x350

Un calzado cómodo, extremadamente flexible que emule el ir descalzo, pero que, a su vez, tenga refuerzos en la puntera y en el talón para evitar accidentes. Una suela con zonas antideslizantes para asegurar la estabilidad y fomentar el equilibrio, y, ¿por qué no? Un cierre con velcro para cuando aprendan a calzarse y descalzarse. 

Ellos pueden con todo. Se recorrerán el mundo que les rodea con pequeños pasos, para conseguir grandes logros. 

Y tú, ¿estás dispuesto a vivirlo con ellos?

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.