Mi entrenamiento de natación: ¿Por dónde empiezo?

Comentarios 0 29 -/-
FacebookTwitterEmail

Seguro que muchas veces en tu entrenamiento de natación te has repetido a ti mismo “¡hoy voy a nadar 2000 metros!” y cuando estás intentándolo te aburres de hacer siempre lo mismo y no llegas a tu objetivo. ¡Con los consejos de este post intentaré mantener alejado el aburrimiento en tus sesiones en la piscina!

Perfeccionar tu entrenamiento de natación

Es importante ir a la piscina con “apuntes”, nada mejor que prepararnos nuestro entrenamiento de natación con antelación para aprovechar al máximo nuestros largos. Cada uno preparará sus sesiones en base a su objetivo y cada sesión será diferente en cada momento de la temporada.

Un consejillo, el papel en la piscina se moja y no sirve de nada, yo uso una bolsa de congelación con cierre hermético y te puedo asegurar que funciona muy bien. ¿Y dónde colocarlo para verlo mejor? lo suelo poner sobre la tabla y el pullboy, ya que siempre los cojo para mis sesiones.

En cuanto al contenido de nuestra sesión, ¡vamos allá! Una buen entrenamiento de natación se estructurará en tres partes:

  1. El calentamiento
  2. La parte principal 
  3. El enfriamiento o vuelta a la calma.

Yo personalmente dependiendo del estilo que vaya a trabajar, en el calentamiento le doy mas énfasis al estilo que trabajo, es decir, si la sesión es de crol, en el calentamiento aprovecho para trabajarlo. Ejemplo: 100m crol / 100 braza/ 100 crol/ 100 espalda/ 100 crol. (Total: 500m, 300 de los cuales son de crol).

Después del calentamiento trabajo siempre algo de pies, por ejemplo 4 x 50 pies de crol con tabla y cabeza fuera (4 series de 50m cada una).

Es importante que en cada sesión trabajemos la técnica, podemos hacer entre 5 y 8 ejercicios de técnica, si hablamos de crol los mejores y más famosos (punto muerto, tocando hombros, tocando muslos, rozando la punta de los dedos en la superficie del agua, nado con puños cerrados y mano abierta, recobro interno...).

Podemos trabajar la fuerza utilizando material. La respiración la trabajaremos haciendo ejercicios de apnea, variando la frecuencia de la respiración, haciendo pirámides de respiración (25m respirando cada dos brazadas, 25m respirando cada tres, cada cuatro, cada cinco y la bajada, cada cinco, cuatro, tres y dos) cada cual se puede exigir lo que quiera. Hay que tener en cuenta antes de autoexigirse el punto en el que estamos y nuestras capacidades. No hay que forzarse, iremos mejorando poco a poco.

Se pueden hacer series largas o cortas dependiendo lo que busquemos: fondo, potencia, velocidad, etc.

Para terminar, la vuelta a la calma tiene que ser muy suave para que nuestra musculatura se relaje y salgamos del agua en buenas condiciones.

En mi próximo post os facilitaré varias sesiones de entrenamiento de entre 2000 y 3000 m de volumen con diferentes objetivos, para que tengáis una referencia concreta para empezar y como dije al principio del post, ¡el aburrimiento no os visite en la piscina!

¡Os espero!


Contenido elaborado junto a apasionados de la natación de Decathlon. 

: