Los detalles que permiten nadar más rápido

Régis Aires
22/08/2016
Comentarios 0 25 -/-
FacebookTwitterEmail

Controlar cada detalle es el verdadero desafío de los nadadores de alto nivel, antes y durante la carrera. Algunos incluso confiesan que solo piensan en ello horas antes del momento decisivo, llegando a soñar con la carrera la noche anterior. 

Del impulso desde la plataforma de salida al "panel de toque", pasando por el ángulo de entrada en el agua, el deslizamiento sumergido y el número de movimientos; estos deportistas preparan la carrera al milímetro y se la repiten sin cesar, a veces con solamente unos segundos de esfuerzos.

Nabaiji te proporciona una lista no exhaustiva de los pequeños detalles que el nadador de competición debe tener en cuenta para nadar al máximo de sus capacidades.

Posición de la cabeza

Los entrenadores de alto nivel dicen que la posición de la cabeza al nadar es determinante porque condiciona el equilibrio del cuerpo del nadador.

En crol , la cabeza debe inclinarse hacia abajo con la mirada perpendicular al suelo para potenciar el deslizamiento. En ningún caso el nadador debe levantar la cabeza para espiar a los contrincantes o para ver la distancia hasta la pared. La única referencia es la línea negra del fondo de la piscina.

En espalda, la cabeza debe levantarse ligeramente para mantener el cuerpo a flote.

En mariposa o braza la cabeza también debe inclinarse un poco hacia abajo con la mirada en perpendicular al suelo, excepto, claro, al respirar.

La apnea

En natación, la hidrodinámica es muy importante.Favorecer el deslizamiento es tan importante como el impulso.

Sin embargo, el movimiento lateral o frontal para respirar provoca una resistencia mayor en el agua.Para aprender a permanecer en línea y con la mejor aerodinámica posible, no deberías respirar durante la carrera.

¡Y los nadadores lo saben! Es por esto que los sprinters de crol y mariposa de alto nivel acostumbran a reducir mucho la cantidad de veces que respiran.En sprint, son pocos los nadadores de crol o mariposa que respiran en los 50 metros.La distancia se recorre en apnea desde la salida hasta la llegada.

El deslizamiento sumergido

Se nada más rápido por debajo del agua que en superficie.Es por este motivo que muchos nadadores de alto nivel realizan deslizamientos sumergidos muy largos tras lanzarse al agua o después de los giros. De esta forma nadan a más velocidad y descansan los brazos.

Un buen nadador es capaz de abrir hueco con sus rivales gracias al deslizamiento sumergido. Un buen deslizamiento sumergido es una ventaja en competición, siempre y cuando se respete el límite de los 15  metros reglamentarios marcados por la FINA (Federación Internacional de Natación).

Pero al margen de la distancia, los nadadores cada vez tienen más en cuenta la profundidad de la inmersión para evitar perder capacidad de deslizamiento al avanzar.Según estudios científicos, la resistencia del agua se reduce a la mitad a 50 metros de profundidad.Además, a esta profundidad las corrientes no afectan al nadador.

Los dedos separados

A diferencia de lo que cree, es mejor nadar con los dedos un poco separados que juntos como un remo.Extraño, ¿a que sí? Pero sin embargo así lo demuestra un estudio realizado por investigadores americanos.

Conceptos físicos al margen, la separación de los dedos en la tracción dentro del agua crea una especia de tela de agua invisible que sigue los movimientos del nadador. Esta fina masa de agua en contacto con el nadador se vuelve adhesiva y se arrastra con él durante sus desplazamientos. 

Si la separación entre los dedos es suficiente, el nadador puede ejercer una fuerza de hasta un 50% más que con los dedos juntos.

Tomar la ola

Quizá ya te has dado cuenta por televisión o en competiciones que algunos deportistas nadan muy cerca de las líneas que separan los carriles.No se trata de un problema de orientación, sino de una técnica para nadar más deprisa con menos esfuerzo.

De hecho, un nadador mueve una masa de agua más o menos importante a su alrededor y detrás suyo.Muchos nadadores lo saben e intentan aprovechar esta «ola» y el «rebufo» que generan los adversarios cercanos o que van por delante.

Para poder «surfear la ola», el nadador debe acercarse al contrincante y colocarse a la altura de su torso.De esta forma el nadador puede deslizarse por el agua con mayor comodidad y el adversario sufrirá las consecuencias.


Contenido elaborado junto a apasionados de la natación de Decathlon. 

: