Menú

Motivación para 2016

0 7
-/5

Mi nombre es Juanjo, soy vendedor en la tienda de Tortosa y a partir de ahora bloguero de natación. Siempre he hecho running y ciclismo. 

Con la natación empecé por una lesión pero poco a poco me enganchó y empecé a entrenar para mejorar mi rendimiento y competir en triatlón y travesías en aguas abiertas. Compagino el trabajo en mi tienda con mis entrenamientos y también tengo experiencia como entrenador, así que espero que todo este recorrido os pueda aportar nuevos consejos a partir de ahora. ¡Empezamos!

¿Por qué no empezar a nadar? ¿Quién no ha visto aquella persona nadando suave y elegantemente, que parece que no se fatiga, que no se cansa de ir y volver haciendo el viraje al final de cada largo con tanto estilo y suavidad?

Antes de nada debes saber que la natación tiene un proceso, y no precisamente fácil. Es un deporte muy completo, donde la técnica y las sensaciones cobran mucha importancia. En ese sentido, cabe destacar que la parte mental es imprescindible, pues debe acompañarnos la motivación.

La natación es de los deportes con más alto riesgo de abandono, y si nos paramos a pensar, el agua no es nuestro medio por excelencia, muchas veces es solitario, por lo que es fácil que fluyan pensamientos, sensaciones, frustraciones o preocupaciones.

Es por eso que debes unir el entrenamiento físico con el mental, buscando la mejor forma, sobre todo, teniendo claro dónde quieres llegar, el resto, lo llevan el esfuerzo y las ganas.

Es muy recomendable tener objetivos a corto plazo, medibles y reales, como mejorar la respiración, mejorar la flotabilidad, el deslizamiento, la coordinación, etc.

Para iniciarse y ser constante en la ejecución del nado es importante que haya cierto grado de satisfacción, es básico al principio que disfrutes de lo que haces para seguir adelante con el aprendizaje, la mejora de sensaciones, marcas, metas…


Lo mejor para mantener un buen nivel de motivación es tener claro qué vas a hacer en tus sesiones, una buena manera, es una planificación progresiva y escalonada, en la que te obligues a hacer ciertos metros variados trabajando la técnica, la respiración, la coordinación, la fuerza, la velocidad… La mejor forma es contactar con alguien que domine la materia y te pueda aconsejar para mejorar cada día.

Cabe destacar que la sesión deberá ser variada, la siguiente es un buen ejemplo: parte principal de calentamiento con diferentes estilos, una pincelada de batida de piernas, unos cuantos ejercicios de técnica y respiración y unas series de fuerza o velocidad para darle un poco más de ritmo para después terminar con una parte de nado suave y relajante.

¿Y tú? ¿Cómo lo harás?

Próximamente te daremos más detalles de este tipo de sesiones para que no tengas excusa para entrenar y sobre todo, ¡para que no pierdas la motivación!

“Para alcanzar lo que nunca has tenido, tendrás que hacer lo que nunca has hecho”   


Contenido elaborado junto a apasionados de la natación de Decathlon.

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.