Menú

Técnica de crol: los 7 magníficos

0 36
-/5

La natación es un deporte de sensaciones y es aquí donde vamos a poner nuestros esfuerzos, buscando ejercicios que nos aporten buenas y malas sensaciones para saber y sobretodo sentir cómo debemos hacerlo.

En posts anteriores hemos hablado de la importancia del entrenamiento en seco, para ganar fuerza, resistencia y sobretodo evitar en la medida de lo posible cualquier riesgo de lesión.

En éste, vamos a hablar de cómo perfeccionar nuestra técnica de crol con siete sencillos ejercicios que podemos introducir en nuestras sesiones en el agua:

  • Punto muerto:

Consiste en dejar siempre un brazo estirado al frente mientras el otro ejecuta correctamente la brazada hasta que se encuentra con el de delante, seguimos con el otro y así sucesivamente.

 Buscamos con este ejercicio romper la coordinación de ambos brazos para poder trabajarlos por separado y ampliar nuestras sensaciones.

  • Tocando hombros:

Consiste en nadar con estilo normal pero durante la fase aérea, en cada brazada, tocamos el hombro antes de estirarlo para la entrada. Muchos somos los que no levantamos suficientemente los brazos provocando un aumento de la resistencia para avanzar y con este ejercicio garantizamos una buena fase aérea.

  • Tocando muslos:

Nos tocaremos los muslos en cada brazada para garantizar que aprovechamos al máximo nuestras extremidades superiores en la fase de empuje, ya que en muchos casos no aprovechamos lo suficiente la longitud de nuestros “remos”.

  • Rozando punta de los dedos por la superficie del agua:

Durante la fase de recobro, o fase aérea, desde que la mano sale del agua para ejecutar otra brazada, la llevaremos rozando la superficie del agua. Con éste simple gesto nuestra brazada cambiará notablemente.

la-tecnica-del-crol

  • Nado con puños y/o mano abierta:

Consiste en nadar con los puños, llevando a cabo una brazada normal pero si abrir la mano o con la mano abierta en toda su amplitud (separando los dedos). Con ése ejercicio buscamos aprovechar nuestros antebrazos ya que la brazada cuesta mucho menos porque, o no cogemos apenas agua con el puño cerrado o dejamos escapar mucha de la que cogemos con la mano abierta. Así, involuntariamente buscaremos coger agua con los antebrazos de la mejor forma posible.

  • Reducir brazadas:

Haremos series de 25m contando las brazadas e intentando reducirlas en la serie siguiente, es decir, si para hacer un largo necesitamos hacer 24 brazadas, en el siguiente tendremos que hacerlo con 22. Con este ejercicio buscamos la eficiencia, intentamos alargar al máximo cada brazada sin llegar a frenarnos.

  • Recobro interno:

Consiste en eliminar la fase aérea de la brazada, aumentando mucho la resistencia al avance, nadaremos normal pero sin sacar los brazos del agua. Podemos hacerlo alternando brazos (izquierdo tiene recobro aéreo y derecho no y viceversa) o hacer el recobro interno con los dos.

Estoy seguro que los ejercicios anteriores seguro os transmiten muchas de ellas, ¿a qué esperáis para compartirlas con los demás lectores?

¡Hasta el próximo post!


Contenido elaborado junto a apasionados de la natación de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.