Menú

Natación terapéutica

0 17
-/5

En este post queremos dejar claro para qué tipo de lesiones podemos recurrir a la natación como método de rehabilitación y en cuáles debemos plantearlo para una fase posterior.

Muchos médicos recomiendan la práctica habitual de la natación por ser un deporte no traumático, es decir, difícilmente nos lesionaremos ya que estamos en contacto con el agua, medio en el cuál no recibimos ningún tipo de impacto. 

A diferencia de muchos deportes terrestres, los riesgos de lesiones son mínimos. Los movimientos son suaves y fluidos. Resultados: las articulaciones trabajan con suavidad y se flexibilizan sin esfuerzos violentos.

Además aporta un gran abanico de beneficios a nivel articular y muscular. Permite reforzar la musculatura del cuerpo, estimular el ritmo cardiovascular, mejorar la capacidad pulmonar y la circulación sanguínea durante su práctica habitual.

Pero, ¿y si partimos de la base de padecer algún tipo de lesión lumbar o de rodilla, por ejemplo? En primer lugar, la natación es un deporte muy indicado para combatir el dolor de espalda. Pero hay que tener en cuenta que tenemos una lesión por lo que el nado debe ser realizado correctamente, siendo el crol la técnica más recomendada junto al nado a espalda por los beneficios que aportan al respecto. Los estilos de espalda son los que mayores beneficios reportan a este respecto a otros.

Natación terapéutica | Blog Natación Decathlon La técnica de crol es una de las más aconsejables para dolores de espalda.

Para lesiones en la rodilla son recomendables ejercicios caminando por el agua para fortalecer la musculatura de la zona e ir recuperando sensaciones sin ponerla en peligro. También introducir este tipo de ejercicio con cierta movilidad en esguinces de tobillo puede ayudar a que su rehabilitación sea favorable, mucho más que la inmovilización, tantas veces recomendada.

Otro aspecto a tener en cuenta es la temperatura en la cual realizaremos nuestros ejercicios. En aplicaciones más o menos prolongadas podemos potenciar en mayor o menor medida los efectos fisiológicos del agua. Por un lado, aplicaciones cortas, de menos de 10 minutos, en agua fría, nos estimularán mientras que aplicaciones de más de 10 minutos y en agua tendiendo a temperaturas más elevadas nos relajaran. 

Sin embargo, aplicaciones largas en agua fría nos relajarán pero no disminuirán el tono muscular. Podremos combinar estas aplicaciones con chorros a temperatura neutra o tendiendo a caliente a baja presión y larga duración para relajarnos. Por otro lado, chorros a alta presión a cualquier temperatura y de corta duración nos servirán para estimular.

En cuanto a materiales, los más utilizados para la natación terapéutica suelen ser las barras de flotación. Realiza ejercicios adecuados a tu dolencia o tu malestar físico teniendo en cuenta la lesión para no perjudicarte. 

Por ello te aconsejo consultar a tu médico o especialista para un mejor asesoramiento sobre la realización de dichos ejercicios y el material más indicado para ti.


Contenido elaborado junto a apasionados de la natación de Decathlon.

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.