Creciendo en el agua

Comentarios 0 27 -/-
FacebookTwitterEmail

¿No os sucede que cuando tenéis que adentrar a vuestro hijo en una piscina os invaden un montón de preguntas? ¿Es mejor ponerle flotador? ¿Es demasiado pequeño para usar manguitos? ¿Cómo puedo iniciarlo en la piscina? ¡Pues sigue leyendo estos consejos que te quiero dar hoy!

Cuando tenemos un bebé, lo único que pensamos es en protegerlo y pensar en la idea de llevarlo a una piscina puede dar un poco de vértigo. A partir de los 6 meses es buena edad para hacer que el bebé empiece a descubrir el agua, este primer contacto es muy importante y debemos hacer que sea lo más natural posible. 

No es necesario forzarlo, ya que esta va a ser su primera experiencia y buscamos que sea un recuerdo feliz.

 Esta plataforma de iniciación acuática Tinoa es ideal ya que con la rejilla conseguimos mantener al bebé en contacto con el agua, sin que corra ningún peligro y permitiéndonos a los padres interactuar con ellos.

creciendo en el agua

Cuando son niños un poquito más mayores, entre 18 meses y 2 años, comienzan a tener más autonomía y a querer “andar en el agua” por lo que los flotadores con asiento son la mejor solución. 

Éstos permiten al niño tener las piernas libres para poder moverlas y con el modelo Flotador asiento podrás interactuar con tu bebé. Gracias a la ventana el niño puede ver el fondo.

creciendo en el agua

Sobre los 2 años, nos damos cuenta que nuestro peque lo que busca es tener más autonomía en el agua, que quiere ir de un lado para otro y sabemos que con los Manguitos van a ir siempre más seguros y a ellos les va a aportar esa tranquilidad de saber que no se van a hundir.

creciendo en el agua

Por último, en la última fase (3-4 años), sería la etapa de “aprender a nadar”. En esta etapa, el niño tiene gran soltura en el agua, solo necesita un último empujoncito antes de sentirse totalmente seguro. 

Por ello, podemos acompañar esta etapa con un cinturón de natación, aquí nuestro hijo ya está en posición totalmente horizontal y total libertad en el movimiento de brazos y piernas.

creciendo en el agua


Solo recordaros que, cualquier momento en el que nuestro peque esté en el agua tenemos que estar a su lado para darles total confianza.

Y ahora solo me queda deciros que disfrutéis de esta etapa tan bonita que tenéis por delante con vuestros peques y… Si os apetece, ¡podéis compartirla con todos nosotros!

¡Gracias por leer mi artículo! Si quieres saber más sobre material de iniciación acuática, déjame un comentario o consulta nuestro catálogo. ¡Nos vemos en el agua! 

Aída Díaz 
Apasionada del agua  
: