¡Deja tu celulitis en la piscina!

Comentarios 0 10 -/-
FacebookTwitterEmail

Siempre se ha dicho que nunca es tarde, y cuando se trata de ponerse en forma, más aún. Ya sabes que la natación es perfecta para reducir las pequeñas acumulaciones de grasa que tanto nos molestan gracias a la resistencia del agua, que produce un efecto drenante en nuestra silueta. Eso sí, será necesario que practiques varias veces por semana y que lo combines con una alimentación sana y equilibrada para que los efectos sean visibles rápidamente.

Hay dos disciplinas que funcionan muy bien para estilizar las piernas y reducir la celulitis, ambas mejoran la circulación linfática y el drenaje de la piel así como la retención de líquidos. Tienen un impacto muy bajo sobre las articulaciones y además también mejoran la sensación de “piernas pesadas”.

Por un lado está el aquabiking, pedalear debajo del agua. Su aparición es relativamente reciente en nuestro país pero cada vez tiene más adeptos gracias a sus resultados. Se suelen realizar 2 o 3 sesiones a la semana de entre 30 y 45 minutos, acompañadas de música ¡para aumentar la motivación!

2-deja-tu-celulitis-en-la-piscina-blog-natacion-decathlon-28072015 El aquabiking, una nueva disicplina en la que se pedalea debajo del agua.

Por otro lado, otra actividad más accesible es el aquapalming, o lo que es lo mismo, nadar con aletas. Es mucho más sencillo y barato, ya que en comparación con el aquabiking, no tienes que buscar una piscina ni una clase especializada. Además, en verano puedes practicarla al aire libre tanto en el mar como en la piscina.

Basta con que te hagas con unas aletas (mejor cortas para realizar un trabajo más cardio) y vayas a la piscina. También te valdrá con 2 o 3 sesiones de 30-45 minutos a la semana. Una sesión de natación con aletas te sirve para tonificar y moldear toda la silueta, pero también puedes hacer ejercicios más localizados para abdominales, glúteos y piernas.

Lo mejor es practicar ondulaciones o patada de crol, sobre vientre, de espaldas, de lado... ¡De cualquier forma te servirá para trabajar! Mejor si vas variando para hacer tus sesiones más entretenidas. 

Además evitarás dolores innecesarios por llevar una mala postura siempre en la misma zona. Para hacerlo más fácil y concentrar todos tus esfuerzos en el tren inferior puedes utilizar una tabla de bateo.

Personalmente he practicado ambas disciplinas y he de decir que me quedo con el aquapalming. ¿Por qué?

Si bien es verdad que una clase colectiva motiva mucho más por relacionarte con más gente y además practicar un deporte nuevo, la natación con aletas es mucho más accesible. Puedes practicarlo cuando quieras y no sometida a unos horarios rigurosos. 

También puedes hacerlo en cualquier piscina, tanto en verano como en invierno. Lo veo muy importante ya que hay veces que si no puedes acudir el día y la hora señalada de la clase puede comenzar la desmotivación. Eso sí, si no lo has probado, te animo a que pruebes con alguna clase de aquabiking, ¡es muy divertido y novedoso!

Y un último consejo, hidrátate. Para eliminar líquidos es necesario que la piel esté hidratada. Si no lo está, detecta que los necesita y entonces acumulará las cantidades que le vayas dando. Además, una buena hidratación permitirá que te recuperes antes y después de la sesión y reduce el riesgo de sufrir agujetas, ¡que seguro que aparecerán!

Parece una ironía, ya que estás rodeado de agua pero es muy importante hidratarse durante las sesiones en la piscina. Puedes llevarte un bidón flexible e incluso añadir sales minerales para prevenir los calambres.

Por último, lo más importante es, sobre todo, disfrutar y no perder nunca de vista tus objetivos. Con perseverancia y paciencia conseguirás lo que te propongas.

Espero que te haya servido el post y me cuentes los resultados. Anímate a comentar cualquier duda que te surja o los retos que vayas consiguiendo.

¡Hasta la próxima!


Contenido elaborado junto a apasionados de la natación de Decathlon. 

: