¿Y si hacemos estiramientos en el agua?

Comentarios 0 19 -/-
FacebookTwitterEmail

Durante el verano pasamos bastante tiempo en el agua, por eso, crear una rutina de estiramientos dentro de ella nos puede ayudar a mejorar nuestra flexibilidad a la vez que combatimos el calor.

Los estiramientos son una parte fundamental en nuestro entrenamiento diario. Pero a veces, es cierto que nos cuesta salir del agua y quedarnos un ratito más estirando, por lo que nuestros músculos no se recuperan como deberían y somos más vulnerables de sufrir alguna lesión.

Para que no sean una carga en nuestra rutina, sino que estemos esperando el momento de terminar de entrenar para ponernos a estirar, podemos realizar los estiramientos en el agua. Además de ser más entretenido, tenemos muchas ventajas como las que os escribo a continuación:

Ventajas de los estiramientos en el agua:

  • Podemos estirar prácticamente todos las partes del cuerpo.
  • Dentro del agua el impacto es menor, por lo que tenemos menos riesgo de hacernos daño.
  • No necesitamos nada más que nuestro cuerpo y algunos elementos que tenemos alrededor como las escaleras o el bordillo.
  • A la vez que estiramos, combatimos el calor al permanecer dentro del agua

estiramientos en el agua con churro o patata de espuma

Es importante que empecemos por algunos estiramientos fáciles, que no nos cuesten hacer pero que nos ayuden cada día a mejorar. También podemos usar algún elemento que nos ayude a flotar para realizar los ejercicios, como los conocidos churros o patatas de espuma.

Estiramientos en el agua con patata de espuma:

  • Apoyando la pierna estirada sobre la patata, bajando el cuerpo poco a poco intentando tocar la punta del pie. Notaremos como estira la parte posterior del muslo y el gemelo. Debemos intentar no hundirnos, por lo que la punta de los pies debe estar siempre fuera del agua.
  • En una zona en la que hagamos pie, cogemos la patata con las dos manos y doblamos el cuerpo hacia delante, llegando a sumergir la cabeza en el agua. Notaremos como nos estira la espalda, además de la parte posterior de los brazos.
  • Para poder estirar el cuello (que suele ser una de las partes del cuerpo que más sufre en la natación) podemos ponernos la patata por detrás del cuello, como si fuera una bufanda y ayudarnos para bajar hacia el pecho.

Recuerda, debemos aguantar cada ejercicio unos 15-20 segundos, sin que llegue a doler. Empieza siguiendo una rutina y añade poco a poco ejercicios con más dificultad, verás que bien te sientes después de cada sesión.

¡Gracias por leer mi artículo! Si quieres saber más sobre churros o patatas de espuma, déjame un comentario o consulta nuestro catálogo¡Nos vemos en el agua! 


Patricia Felip López 

Apasionada de la Natación  

Decathlon Onda

: