Natación para embarazadas

Comentarios 0 6 -/-
FacebookTwitterEmail

Durante este periodo, no es recomendable hacer ejercicios de gran intensidad tales como esquí, equitación, tenis o correr. Estos deportes nos pueden producir demasiada fatiga muscular, contraindicada en embarazadas ya que los tiempos de recuperación son más largos y una excesiva acumulación de ácido láctico (la sustancia tóxica que producen los músculos sometidos a un esfuerzo) es nociva para el niño. 

También el corazón, el sistema circulatorio y el respiratorio realizan un gran esfuerzo y esto puede provocar sensación de desvanecimiento y malestar. Por todo eso, el deporte más recomendado es la natación, pero siempre con moderación.

Evolución embarazada

Para las embaraza es recomendable nadar con bañador especifico para su mayor comodidad y snorkel (tubo y gafas), para que las rotación del cuello a la hora de nadar a crol no sea perjudicial para las cervicales, ni para la columna.

El único estilo que está contraindicado es la mariposa, ya que el movimiento de arquear la espalda y la respiración frontal no es recomendable. La braza es el estilo que se debe fomentar más, así potenciamos la parte del perineo, glúteos, abductores y abdominales, que son las partes con más protagonismo durante un parto. Los estilos crol y braza son recomendables también con snorkel para que nuestra columna y cervicales no sufran.

Una embarazada tiene que realizar bien los movimientos sin que la espalda se resienta, llevar la respiración controlada y siempre estar cómoda en la práctica hasta el final del embarazo. Tenemos que tener en cuenta que una práctica segura es realizar un buen calentamiento antes y estiramientos después de la actividad y siempre con un técnico especializado en la materia.

Consejos:

  • Antes de la practica es importante que la embarazada se haga un chequeo médico y ginecológico, así podrá informar al monitor en qué mes se encuentra y si el embarazo es de riesgo o no.
  • Usar bañador específico y zapatillas antideslizantes.
  • Comentarle a tu monitor todas tus sensaciones, ya sean buenas o malas para poder realizar la actividad o no.
  • Si eres una embarazada que lleva mucho tiempo sin hacer deporte, es recomendable que empieces muy poco a poco.
  • Tómate la natación como una actividad relajada y no quieras llevar una intensidad muy alta, ya que tienes que tener en cuenta el peso extra de tu embarazo que hace más exigente el ejercicio.
  • No hagas movimientos bruscos.
  • Siempre sigue las indicaciones del técnico experto.

Embarazada

Estos son algunos de los beneficios que te proporciona esta actividad:

  • La sensación de liviandad permite que tus articulaciones se liberen.
  • La posición horizontal facilita una mejor distribución del peso del cuerpo sin sobrecargar una zona en particular.
  • Al ser una actividad aeróbica mejora el sistema cardiorespiratorio.
  • Proporciona tonicidad a los músculos, ejercitando los brazos, espalda, zona abdominal y piernas, por lo que se la considera una actividad completa.
  • Contribuye a relajar las zonas más sobrecargadas durante el embarazo; son comunes los dolores de cintura provocados por la redistribución del peso del cuerpo y la típica 'mala postura' de la mujer embarazada.
  • Ayuda a controlar tu peso, a sentirte ágil y activa.

Contraindicaciones:

  • Hipertensión inducida por el embarazo.
  • Ruptura prematura de membranas.
  • Amenaza de parto prematuro.
  • Incompetencia cervical - Cerclaje.
  • Placenta previa.
  • Retardo de crecimiento intrauterino.
  • Hipertensión arterial crónica.
  • Patologías tiroideas, cardíacas o pulmonares.
  • Problemas vasculares.


Contenido elaborado junto a apasionados de la natación de Decathlon.

: