Menú

Primer día de un pequeño en la piscina

0 23
-/5

Todas estas preguntas intentaremos resolverla en nuestra entrada.

En los objetivos de la natación para bebés se espera que el niño, frente a una situación de riesgo, tenga un nivel de tranquilidad adecuado, que le permita flotar de espaldas y mantener su independencia respiratoria, así como desarrollar habilidad para desplazarse por debajo del agua y en superficie, moviendo sus piernas y brazos, pudiendo al mismo tiempo controlar su respiración. 

A través de la natación se logra el desarrollo de su capacidad perceptiva, equilibrio, movilidad y orientación.

A la hora de ir a la piscina, tenemos que tener en cuenta las cosas que necesita nuestro bebe, como el bañador, el pañal de agua, el gorro, las gafas, las chanclas, la toalla o el albornoz.

Todo pequeño necesita un trabajo previo en casa, con ello tenemos que trabajar a la hora del baño y que al pequeño le guste el agua y no la rechace. Tenemos que intentar que se acostumbre al agua, que no le dé miedo y que se sienta cómodo, para que su primera experiencia en la piscina no sea traumática.

20141006_interior_aprendizaje

Principalmente con ello se persiguen tres fines:

  • Reducir paulatinamente la temperatura del baño de nuestra casa a la temperatura de la piscina, unos 32 grados.
  • Hacer que el bebé se familiarice con el agua.
  • Acostumbrar a los papás a manejar al niño con total seguridad.

Las primeras veces que bañes al bebé lo harás en su bañera pero después podrás meterlo contigo, así podrás sujetarle y moverle mejor que desde fuera. Ante todo, hay que dar al niño, mediante un intenso contacto corporal, sensación de seguridad. 

Es posible que muestre algo de malestar por la nueva situación pero enseguida se sentirá a gusto y empezará a patalear, especialmente si hacemos presión con nuestras manos o muslos contra las plantas de sus pies. Es importante que mientras realizas estos pasos en la bañera no haya jabón en el agua.

Sus primeros días en la piscina necesitará un tiempo para aclimatarse al nuevo entorno. Lo normal es que el monitor te enseñe las instalaciones donde vas a realizar la actividad y que tu bebe tenga contacto con todos los bebes que lo acompañarán en la piscina.

Coge al pequeño entre tus brazos y llévatelo al pecho, háblale en tono tranquilizador. Date un pequeño paseo por el agua mojándolo poco a poco. Esto para ser el primer día es más que suficiente.

Si la experiencia resulta demasiado traumática, dejará secuelas durante el resto de su vida. Hay que crear un ambiente relajado en el que tanto el propio niño como los padres y el monitor disfruten de las clases y se inspiren confianza mutua.

Os dejo un video de cómo trabajar en casa con tu bebé: 

         

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.