Menú

Cómo eliminar la ansiedad en la natación en aguas abiertas

0 141
5/5

El mundo está cambiando a pasos agigantados, lo que estamos viviendo cambiará nuestros hábitos y nuestro estilo de vida, también en el deporte. 

Quizás mañana seamos más reticentes a meternos en una piscina, y por fin, nos atrevamos a dar el paso a la natación en aguas abiertas. De esta forma podremos seguir disfrutando de todos los beneficios que nos aporta un deporte tan completo como la natación y, al mismo tiempo, disfrutar de la naturaleza y de conocer nuevos lugares.

En este artículo abordaremos una serie de consejos para que este salto sea lo más fácil y menos estresante posible.

¿No es lo mismo nadar en una piscina que en aguas abiertas?

¡En absoluto!

Aunque en un primer momento podemos pensar que es el mismo deporte, no es así, y ese puede ser el primer error al iniciarnos en esta disciplina.

Ahora vamos a enumerar algunas de las diferencias más importantes que podemos encontrar entre nadar en la piscina y hacerlo en el mar, un embalse o el río. Estas diferencias son las que tendremos en cuenta a la hora de iniciarnos en las aguas abiertas, de forma que nuestra experiencia sea lo más positiva posible y la disfrutemos al máximo:

  • El "terreno de juego" es diferente, en una piscina las condiciones son estables mientras que en las aguas abiertas hay muchas variables que debemos de tener en cuenta (temperatura del agua, corrientes, oleaje, profundidad, etc) que además pueden cambiar durante el tiempo que dura nuestra práctica.
  • El estilo de nado varía levemente, en aguas abiertas debemos de orientarnos constantemente para llegar de la manera más eficiente posible de un punto A a un punto B. En las aguas abiertas, no tenemos corcheras ni una línea pintada en el fondo ;) Es muy recomendable dominar la respiración bilateral y poder respirar al frente durante el nado para desviarnos lo menos posible y controlar donde estamos en cada momento y a donde nos dirigimos.
  • Es posible que en aguas abiertas utilicemos más material que en la piscina. Debemos familiarizarnos a nadar con neopreno y boya. Son elementos que ayudan a nuestra seguridad en aguas abiertas, pero sin una buena adaptación a ellos pueden jugar el papel contrario.
1781711

¿Qué puedo hacer para controlar la ansiedad en mis primeras salidas en aguas abiertas?

Una vez somos conscientes de que no es lo mismo nadar en piscina que en aguas abiertas, es importante seguir una serie de recomendaciones que nos hagan controlar mejor esta situación novedosa, y por tanto, rebajar el nivel de ansiedad y ser capaces de disfrutar nadar en aguas abiertas desde el minuto uno.

Estas son algunas de las recomendaciones que a mí me han funcionado:

  1. Utiliza el material adecuado y compruébalo antes de tu salida, un percance técnico con tu boya, gafas y gorro principalmente durante la práctica, puede ser un foco de nerviosismo en tus primeras salidas en aguas abiertas.
  2. Te recomiendo probar antes en la piscina este material, sobre todo el neopreno, pues podrás experimentar previamente las sensaciones respecto a la flotabilidad, movilidad y posible sensación de agobio que el neopreno te ofrece.
  3. Realiza tus primeras salidas en un entorno conocido, donde te resulte más fácil orientarte, no te alejes mucho, nada paralelo a la orilla para experimentar mayor sensación de seguridad. Escoge una zona con condiciones de temperatura, oleaje y corrientes favorables, ya tendrás tiempo de nadar en condiciones adversas más adelante.
  4. Es recomendable salir acompañado, además de llevar una boya auxiliar, trata de acompañarte las primeras veces por nadadores más experimentados que tú que puedan darte tranquilidad, que ya conozcan el terreno. Si además de salir en grupo, podéis haceros acompañar por una persona en kayak o tabla de padel surf muchísimo mejor.
  5. Las primeras veces no trates de igualar tu nivel en la piscina, no te estreses si no puedes llevar el mismo ritmo de nado ni hacer la misma distancia. Es más importante que controles la respiración y lleves un ritmo cómodo pero estable.
Nado en el mar

Espero que estas indicaciones te sirvan de ayuda en tus primeras incursiones en las aguas abiertas. Después, poco a poco, vete poniéndote retos que te permitan progresar, incrementar la intensidad, incrementar la distancia o incluso nadar en condiciones un poco más difíciles, haciendo primar siempre tu seguridad y la de los que te acompañan.

¡Seguro que te encantará la experiencia y querrás repetir!

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.