Menú

Hoy probamos… ¡palas Easystroke!

0 41
-/5

Para poneros en situación empezaremos con el vídeo de presentación del producto. Fue lo primero que conocí de las Easystroke y desde ese momento tuve ganas de probarlas.

     

Al verlo, me asaltaron varias dudas:

¿Será cómodo llevar un artículo rígido en la zona del antebrazo? Estoy acostumbrada a utilizar diferentes materiales pero siempre en manos o pies. Me resultaba chocante la opción de llevar algo en el antebrazo que inmovilizase la muñeca.

Además, ¿me servirán para practicar todos los estilos? He entrenado mucho con las palas convencionales que sólo cubren la palma de la mano, pero, ¿impedir el movimiento de la muñeca en determinados estilos?

Por último, ¿es un material con talla única? Ya sabéis que con las palas convencionales, se elige la talla en función del tamaño de la mano y el nivel de práctica, así que lo normal era pensar que con éste tipo de accesorio debería ser parecido.

Obviamente, mi afición a la natación y mi trabajo me impedían quedarme con la duda, así que me hice con unas Easystroke y, literalmente, me lancé a la piscina.

Hoy probamos... ¡palas Easystroke!  Concebidas para aprender el buen movimiento para nadar.

Lo primero, colocarlas correctamente. Aunque a primera vista parecen iguales, las palas vienen diferenciadas con pegatinas de “R” y “L” para las manos derecha e izquierda, respectivamente. Las cintas de ajuste son de tela elástica, algo que las hace muy cómodas y fáciles de ajustar. 

Me resultó muy sencillo ponérmelas sola teniendo en cuenta que una vez que te colocas una, dejas dicha muñeca prácticamente inmovilizada. Además, después puedes colocarte las gafas sin problema, ya que la mayoría de la mano queda libre.

Hoy probamos... ¡palas Easystroke!  Son fáciles de colocar y te dejan mucha libertad en las manos.

Empecé a nadar con ellas y se resolvieron todas mis dudas iniciales...

He de decir que al principio me resultó muy rara la sensación, lo normal al colocarte un accesorio nuevo. Al nadar a crol, intentaba nadar de manera que la pala entrase en el agua de manera correcta y acababa realizando una brazada sin técnica, incluso afectando a la posición horizontal.

Se solucionó cuando hice un segundo intento olvidándome de que las llevaba puestas. Simplemente nadé como siempre y la propia pala hacía que metiese el brazo alineado con la mano de forma correcta. ¡Empezó la sensación de deslizamiento!

Hoy probamos... ¡palas Easystroke!  La pala hace que la alineación brazo-mano sea la correcta al entrar al agua.

Un valor añadido es que también ofrecen esa pequeña parte de resistencia que hace que trabajes la musculatura del tren superior. Aún así, se nota que la tensión que provoca en el músculo es mucho menor que la de las palas para la palma de la mano, así que si buscas trabajar la musculatura pero tu nivel no te permite (o simplemente no quieres) tanta resistencia encuentro en las Easystroke una alternativa muy buena.

Probé con todos los estilos y la única dificultad la encontré al nadar a espalda. Me resultó difícil para meter los brazos al agua al acabar la fase aérea de la brazada. Cierto es que lo practiqué durante varios largos y a medida que avanzaba si lo noté más sencillo. ¡Seguiré practicando!

En mariposa y braza desde el principio nadé sin problemas. Quizás por tratarse de estilos simétricos  en los que ambos brazos trabajan a la vez y con la misma fuerza. Recomendable 100% sobre todo para braza. Para mariposa veo muy importante tener en cuenta el nivel, ya que al actuar también en el desarrollo muscular puede provocar daños o lesiones si el nivel de técnica no es suficiente.

Hoy probamos... ¡palas Easystroke!  Braza es el estilo en el que más cómoda me he sentido.

Eso me llevó a pensar en su utilización por personas de diferentes niveles. Si bien es cierto que la mayoría del material sirve para depurar la técnica, entre otras cosas, hay que tener un cierto control para utilizarlo correctamente y prevenir lesiones, por lo que aconsejo hacer un uso acorde con tu nivel, por ejemplo, si estás empezando a aprender la técnica, utilizarlo en una pequeña parte del entrenamiento, para no sobrecargar la zona, y si ya tienes la técnica asimilada y quieres perfeccionar al 100% el gesto brazo-mano y además reforzar el tren superior, podrás utilizarlo más tiempo, combinando eso sí con parte del entrenamiento sin material.

Respecto a la talla, única en este caso, es válida para todos, ya que su fin es que cubra la zona de la muñeca. Tanto a adultos como a niños le servirá. Obviamente a un niño con el brazo muy corto quizás le llegaría a la zona del codo, pero lo normal y aconsejable es que un niño con esa talla aún no utilice ningún tipo de material de entrenamiento.

En definitiva, me ha parecido un producto realmente innovador. Aconsejo a todo el mundo que quiera corregir el gesto de la mano o depurar su técnica que lo pruebe, siempre con cierto control como el resto de material de entrenamiento y con sesiones combinadas, sobre todo al principio. Además, como siempre, es muy importante calentar antes de lanzarse al agua con este tipo de accesorios para evitar sobrecargas y que la práctica sea satisfactoria.

Espero que si tenías dudas sobre este nuevo producto innovador te haya servido el post y, por supuesto, que te lances a la piscina y compartas tus impresiones con todos cuando lo pruebes.

¡A mejorar el gesto se ha dicho!

¡Hasta el próximo post nadadores!


Contenido elaborado junto a apasionados de la natación de Decathlon.

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.