Menú

Da el paso del tenis al pádel

0 10
-/5

El pádel claramente ha tenido un impacto brutal en los últimos años (más que el tenis) y se ha comido gran parte del público tenístico, y otro gran sector se ha mantenido fiel al tenis clásico. Entonces, ¿qué tiene el pádel que lo hace tan atractivo?

En este post, me voy a posicionar a favor del pádel aunque me he dedicado a jugar al tenis durante la mayor parte de mi vida. Mis circunstancias personales/laborales, han hecho que me decante en la actualidad a favor del pádel. Aún así, no descarto volver a coger una raqueta de tenis en unos años.

Primero me gustaría empezar comparando ambos deportes por:

  • El nivel de dificultad. El pádel es más sencillo y nos da más emoción desde el primer momento que cogemos una pala. El tenis es más técnico, se requiere una condición física más importante y tiene un punto más de dificultad. Además, hay que hacer varios entrenos y partidos para poder seguir un peloteo de nivel medio.
  • Reglas. La puntuación y la dinámica es casi la misma. La única diferencia es que en el pádel se juega con paredes y rebotes y siempre en pareja. Las paredes y rebotes pueden confundir al principio, pero los que jugamos lo sabemos, este hecho hace que tengamos más oportunidades de responder un remate complicado o una bajada a la esquina.
  • Juego. En el tenis el juego es más lineal. Sí que existen los contrapiés, cruzar la bola, jugar en paralelo, etc. Pero el nivel de reacción que necesita el jugador es menor que en pádel, donde el punto es más intenso porque hay menos distancia entre los jugadores. No obstante, el tenis descarga más a nivel físico puesto que los partidos son más largos y se necesita estar punteando en cada momento y la importancia de usar todo el cuerpo a la hora de golpear es más importante.
  • Vamos más allá. En el pádel hay que estar ágil y saber anticiparnos a la jugada de nuestro adversario. En el tenis hay que construir el punto con calma y hay que tener un nivel de coordinación y concentración superior.
  • Para todos los públicos. Ambos lo son. Podríamos destacar que nuestro ‘daily life’ nos permite juntarnos con los amigos y reunirnos más fácilmente en una pista de pádel por su alta connotación de ‘vamos a hacer una pachanga de pádel’. Además, hoy en día ya hay más indoors, gimnasios con pádel, etc. Y el acceso a pistas es mucho más sencillo. Cabe destacar, que en el sector senior, podríamos encontrar más fidelidad en el tenis.

Nuestro tópico. Más vale maña que fuerza. La fuerza en ambos deportes es un plus. Si os fijáis en la forma de realizar la derecha de Nadal por ejemplo, ayuda al golpe con todo su cuerpo balanceándolo hacia adelante, sumando su físico espectacular y la embergadura; haciendo que salga un liftado de ahí muy potente. En el pádel, la fuerza pasa a un plano secundario. 

En muchas ocasiones, es mejor cortar la bola y tirarla floja para que no llegue a rebotar a la pared del final o jugar corto y a las vallas. En el único caso donde tendremos que apretar y realizar un buen smash de pádel, es si queremos sacarla de la pista o que nos rebote directamente a nuestro campo.

  • Por parejas o sólo. El hecho de jugar con alguien en la pista puede resultar un plus o un inconveniente, eso depende de cada persona. Hay que saber trabajar el hecho de jugar en pareja. Para mi gusto, siempre se disfruta más jugando en pareja porque se puede construir un vínculo que genere un valor añadido a lo que tu sólo no puedes llegar. Cabe destacar en este punto, que también hay la opción pero sí menos popular, de jugar dobles en tenis.
  • Algunos aspectos técnicos. La raqueta cambia y los golpes también. Mientras que en el tenis jugamos liftado mayoritariamente en el pádel se corta todo. La raqueta también es más pequeña y más pesada.

Según mi experiencia, el tenis descarga más, cansa más a nivel físico y tiene un punto menos de emoción que el pádel; pero sigue siendo un gran deporte donde todas las facetas; psicológica, técnica, táctica y física, se unen; y para mí, llega a ser un deporte más abstracto y un juego de mucha cabeza. 

El pádel da diversión, requiere velocidad de reacción y demanda una concentración CONSTANTE puesto que el juego y los puntos van muy rápidos. También es más social, por lo que hoy en día encontramos muchas ligas, campeonatos no federativos, campeonatos con varias categorías, etc. que hace accesible el deporte a todos los públicos y para todos los niveles. 

Si os queréis decidir, os podéis preguntar, ¿Qué os pide el momento en el que estáis de vuestra vida? y podréis decidir. Muchos os preocupáis porque no habéis jugado nunca a ningún deporte de raqueta. Sí que es verdad que los que venimos del tenis tenemos mucho ganado. 

Es por eso, que muchos tenistas retirados o que han tenido un pasado relacionado con el tenis, han vuelto a las pistas de pádel. Se dice, y seguro que lo habéis oído, que el pádel es el deporte de los tenistas frustrados; puede que sea verdad, pero da opción a seguir relacionándonos con un deporte de raqueta muy parecido, ¡más accesible y más divertido! 

Para los que nunca hayáis practicado un deporte parecido, os animo a equiparos y pisar una pista de pádel puesto que nadie nace enseñado. Os lo simplificaré con la frase: ‘no es tu aptitud, sino tu actitud lo que determina tu altitud’.

¿Pádel o tenis?


Contenido elaborado junto a apasionados del pádel de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.