Cómo detectar el desgaste en tus zapatillas de pádel

Comentarios 0 11 -/-
FacebookTwitterEmail

A la hora de desarrollar nuestro deporte, la principal prioridad siempre residirá en la pala de pádel que vamos a utilizar, ya que al fin y al cabo es la que nos mantiene en contacto directo con la pelota. Sin embargo, si tuviéramos que dar un ranking de prioridad a la hora de seleccionar el material que utilizamos, no hay duda alguna que en el segundo puesto estarían las zapatillas de pádel

Con ellas estaremos en contacto con el suelo y son las que nos permiten realizar todos los cambios de dirección, arranques, frenadas, saltos, y demás movimientos que se producen durante cualquier entrenamiento o partido que disputemos.

desgaste zapatillas

Por eso para poder tener un resultado óptimo a la hora de desplazarse por la pista, es muy importante que sepamos si el calzado que estamos utilizando está en plenas condiciones para poder realizar con eficacia todos los movimientos antes mencionados, además de evitar lesiones indeseadas.

¿Cómo puedo detectar el desgaste?

En primer lugar y para detectar si debemos cambiar nuestras zapatillas, debemos hacernos una pregunta: ¿qué parte sufre más desgaste?. La respuesta es sencilla, la que más contacto directo tiene contra el suelo, en este caso estaríamos hablando de la suela. 

Visualmente es sencillo comprobar si la suela está desgastada. De un simple vistazo, podremos ver partes que tienen el dibujo más liso y éstas coincidirán con los puntos de apoyo del pie que más utilicemos en nuestros movimientos. 

Normalmente esa zona de desgaste, suele ser la parte de la suela que está a la altura del "dedo gordo", ya que es una de las partes en las que se produce más roce y presión. Durante la práctica, el simple hecho de resbalarse habitualmente, es un motivo más que suficiente para cambiar el calzado.

desgaste zapatillas

Otra de las partes importantes y muchas veces olvidada a la hora de comprobar el deterioro, es la parte superior que cubre el pie. Esta zona puede sufrir un desgaste que sobretodo suele darse en la zona del empeine del pie, que es donde se dobla el calzado al iniciar movimientos hacia adelante.

Tampoco hay que olvidarse del interior del calzado, en la plantilla y recubrimiento interior. Muchas veces el calzado sufre un gran desgaste por dentro que en principio es difícil de observar. 

Una buena forma visual de detectarlo es cuando vayamos a lavarlo y quitemos los cordones, podremos manipular la lengüeta hacia atrás y ver el interior de este.

Durante la práctica lo notaremos si el pie se mueve en exceso en el interior del calzado cuando antes no lo hacía. También lo notaremos si tenemos rozaduras o molestias a la hora de usarlo. 

En el caso de las plantillas, si se comienzan a tener dolores en la planta del pie que pueden ser producidos por desgaste de ésta, unas veces porque ya no amortigua y otras porque el pie se mueve en exceso dentro del cazado. En este caso podría solucionarse cambiando las plantillas por unas adecuadas.

Así que ya sabes, si tanto visualmente como durante la práctica notas alguno de estos problemas, es motivo para mandar tus zapatillas a mejor vida y buscar unas más seguras. Espero que a partir de ahora “tus neumáticos” no sean nunca un problema para seguir practicando este deporte que tanto nos apasiona.

¡Gracias por leer mi artículo! Si quieres saber más sobre zapatillas de pádel, déjame un comentario o consulta nuestro catálogo.

José Luis López Martínez 

Apasionado del Pádel  

Decathlon Ponferrada

: