Smash o remate en pádel 1: Conceptos básicos

Comentarios 0 3 -/-
FacebookTwitterEmail

En el post de hoy, hablaremos de uno de los golpeos más característicos y prácticos del pádel, el smash o remate. Podemos definirlo como aquel golpe fuerte que realizamos sobre la pelota de arriba abajo cuando llega muy alta, de manera que al rebotar contra la superficie (pared), se eleva a gran altura.

Se trata de unos de los golpeos más efectivos, ya que si lo realizamos adecuadamente, lograremos casi con toda probabilidad, terminar el punto. No obstante, puede ser uno de los golpeos que provoque más “dolores de cabeza”. 

Esto se debe a que a lo largo de un partido, puede ocurrir que si en un determinado momento no hemos acertado o escogido correctamente este tipo de golpeo, puede provocar que perdamos el punto, y con ello comenzaremos a encoger el brazo producto de nuestra predisposición psicológica negativa. 

No obstante, esto ya depende del “ADN” de cada jugador, dependerá de las características del jugador que pueda ponerse más nervioso o tenso en determinados momentos del partido.

No debemos olvidarnos de la capacidad de intimidación que supone este tipo de golpeo, ya que poseer un buen smash provocara en tus rivales un cierto temor a la hora de hacer globos.

¿Cuándo debemos elegir el remate o smash?

Como todos nos podremos imaginar, al tratarse de un golpe ofensivo, debemos intentar este golpe cuando nos encontramos cerca de la red, siempre que la pelota quede delante de nosotros. La situación de smash perfecta seria aquella que estando cerca de la red, mantuviéramos la posición del cuerpo parada, cómoda y en espera para realizar el movimiento de remate.

Pista de padel

Por el contrario, si intentamos este remate cerca de la red, o en una posición en la cual nos encontremos retrocediendo hacia atrás para impactar a una bola que nos va a pasar, no sería lo correcto. En este caso dificultaría la técnica de lanzamiento y no podríamos empalar a la bola dando la potencia y precisión necesarias para ejecutar un golpe de ataque y efectivo. 

Es cuando puede darse la situación comentada anteriormente, donde un ataque nuestro puede convertirse en nuestra peor defensa.

 ¿Dónde debemos dirigir el remate?

En este caso dependerá de la situación anterior, y el tipo de remate que queramos buscar. En el siguiente post hablaremos de los dos tipos de remates que podemos realizar, plano o liftado. No obstante, siempre deberemos apuntar a la pared de fondo, tratando de imprimirle la máxima potencia posible.

Si buscamos un remate plano, lo ideal sería buscar el remate paralelo, ya que permite imprimir una mayor potencia. Por el contrario, si buscamos un remate liftado, podremos elegir ambos lados.

Una vez realizado un primer aproximamiento al remate o smash, donde hemos conocido en qué consiste y en qué posición debemos realizarlo, en el siguiente post hablaremos sobre los dos tipos de smash; plano y liftado. 

Todo ello para terminar con un tercer post donde hablemos de aquellos factores que influyen en el remate como puedan ser; tipo de pala, bolas, y como no, factores físicos y técnico que podemos mejorar.

Nos vemos en el siguiente post!!!

¡Un saludo!


Contenido elaborado junto a apasionados del pádel de Decathlon. 

 

: