Origen y desarrollo del Pádel en el mundo

Comentarios 0 43 -/-
FacebookTwitterEmail

ORIGEN Y APARICIÓN

 El pádel nació en Acapulco (México) en 1969 de la mano de Enrique Corcuera, un apasionado del frontón, que adaptó un terreno de su finca de 20 x 10 metros colocando paredes en los fondos y laterales.

 La finalidad de su modificación, no era otra que impedir que la vegetación le invadiera su pista.

 Esta nueva modalidad se jugaba con palas de madera y su primer nombre fue: Paddle-Tenis. 

DESARROLLO Y EXPANSIÓN

 Años más adelante, en 1974, Alfonso de Hohenlohe viaja a México invitado por su amigo Enrique en un viaje de negocios. 

Durante esta estancia se interesa por la práctica del nuevo deporte, hasta el punto que su entusiasmo por esta nueva modalidad le lleva a construir las dos primeras pistas en su vuelta a España. Se construirán en el Marbella Club después de unas ligeras modificaciones en el juego. Así el pádel entra en España y empieza a ganar adeptos. Un gran éxito inesperado en muy poco tiempo, atrae figuras del tenis como Manolo Santana, que lo patrocina y ayuda a su expansión por toda la costa del Sol, donde varios clubes empiezan a construir pistas.

 Después del éxito cosechado en España y solamente un año más tarde, en 1975, el pádel llega a Argentina y será allí donde este deporte obtendrá una importancia sin precedentes convirtiéndose en el segundo deporte más practicado del país.

 En España, de mientras, el pádel sigue expandiéndose de forma exponencial por toda la península, y se convierten en puntos importantes de su práctica lugares como: Andalucía, Madrid, Barcelona, Galicia o el País Vasco.

 No será hasta el 1991 cuando se constituye en Madrid la Federación Internacional de Pádel, siendo Julio Alegría Artiach su primer presidente. Ahí se fraguó el primer circuito internacional y se concretó un reglamento valido a nivel mundial. 

En 1993 el pádel se consolida como modalidad deportiva tras ser reconocido por el Consejo Superior de Deportes. Eso favorece su expansión al dotarlo de gran importancia y se traslada a muchos países de Sud-América. 

Al mismo momento, en muchos países europeos como Alemania, Francia, Suecia, Reino unido o Holanda se empiezan a formar federaciones, logrando un gran número de federados e instalaciones en buena parte del mundo. España en este sentido, ocupa una posición privilegiada al ser reconocida internacionalmente como impulsora del pádel en el viejo continente. 

Captura de pantalla 2019-05-24 a las 15.09.06
: