Conductas negativas en el pádel

Comentarios 0 9 -/-
FacebookTwitterEmail

¿Te has planteado alguna vez, qué consecuencias tienen nuestras conductas negativas a la hora de jugar al lado de otra persona? La respuesta es sencilla: el estado de ánimo y mental de cada uno repercutirá, como consecuencia, en el estado de la pareja a la hora de jugar. 

A medida que avanza nuestro partido, sin darnos cuenta, expresamos tanto verbal como corporalmente una serie de emociones que pueden condicionar e influir en el nivel de juego de nuestro compañero, en la concentración de tu pareja, y por tanto, en el resultado final de ambos. 

De todos los elementos que pueden condicionar tu práctica deportiva, la mente es el que tiene mayor peso e influencia en la determinación de tu juego. En ella se aúnan una gran cantidad de componentes que poseen más importancia en el partido que la propia técnica. Estos son, por ejemplo, la autoestima, la confianza, la tolerancia a la frustración, el manejo de las emociones, etc. La mente se tambalea con facilidad y puede incentivar conductas negativas. En mayor medida, cuando empezamos a interpretar los mensajes que recibimos del exterior. Es por ello que cualquier señal que lancemos puede afectar al rendimiento de quien juega a tu lado. 

Conductas negativas a evitar

  • Comunicación verbal: Las palabras, murmullos y expresiones como: ‘’puf’’, ‘’madre mía’’ cuando nuestro compañero no está muy acertado pueden incrementar su inseguridad en el juego. ¡Actitud positiva!

  • Comunicación no verbal: Este tipo de comunicación es más fuerte que las propias palabras. Los movimientos oculares, la expresión facial o los gestos con las manos son recibidos por nuestra pareja de pádel como un síntoma de descontento. ¡Prueba con un guiño o un choque de manos!

  • Presión: Cuando actuamos bajo presión hacemos un peor uso de nuestras capacidades y recursos. Por tanto, si atribuimos la desventaja del partido a nuestro compañero y le sometemos a ese estado, no conseguiremos que lo haga mejor. ¡Ganamos juntos o perdemos juntos!

  • Discusión de puntos: Discutir puntos claros con tus contrincantes pueden crear un clima desagradable que seguro repercutirá en la concentración de los próximos juegos. ¡Juega limpio!

  • Intrusión del espacio: Meterse en el lado de tu pareja cuando no corresponde puede fomentar la desconfianza en el juego de ambos. ¡No te metas donde no te llaman!

  • Falta de respeto: La agresividad, insultos o violencia con material no forman parte de los valores de un deportista. ¡Esperamos que no lo hagas!
  • Pérdida de paciencia: Todos queremos ganar, pero no debemos olvidar que el pádel es un juego en el que a veces la suerte está de nuestra parte y a veces no. ¡Si caminas solo llegarás rápido, si caminas acompañado llegarás lejos!

Recuerda que, para evitar una transmisión de mensajes negativos, es vital ser proclive a empatizar con nuestro compañero y mantener una actitud positiva durante nuestro juego.

¡Gracias por leer mi artículo! Si quierés saber más sobre pádel puedes, también, consultar nuestro catálogo de pádel.

¡Nos vemos en las pistas!


Raquel Vacas 

Apasionada del pádel. 

Decathlon Alicante

: