Menú

Conductas negativas en el pádel

0 13
-/5

¿Te has planteado alguna vez, qué consecuencias tienen nuestras conductas negativas a la hora de jugar al lado de otra persona? La respuesta es sencilla: el estado de ánimo y mental de cada uno repercutirá, como consecuencia, en el estado de la pareja a la hora de jugar. 

A medida que avanza nuestro partido, sin darnos cuenta, expresamos tanto verbal como corporalmente una serie de emociones que pueden condicionar e influir en el nivel de juego de nuestro compañero, en la concentración de tu pareja, y por tanto, en el resultado final de ambos. 

De todos los elementos que pueden condicionar tu práctica deportiva, la mente es el que tiene mayor peso e influencia en la determinación de tu juego. En ella se aúnan una gran cantidad de componentes que poseen más importancia en el partido que la propia técnica. Estos son, por ejemplo, la autoestima, la confianza, la tolerancia a la frustración, el manejo de las emociones, etc. La mente se tambalea con facilidad y puede incentivar conductas negativas. En mayor medida, cuando empezamos a interpretar los mensajes que recibimos del exterior. Es por ello que cualquier señal que lancemos puede afectar al rendimiento de quien juega a tu lado.