Menú

10 claves para capturar grandes peces

0 272
5/5

¿Estás preparado?

Vamos a detallar algunas claves comunes a la pesca de grandes peces, ya sea desde orilla, embarcación o desde kayak. Tenemos ante nosotros un inmenso abanico de posibilidades y de poder desplegar todo tipo de técnicas de pesca encaminadas a capturar a su vez todo tipo de peces.

Si una meta persigue cualquier pescador ya sea desde orilla, embarcado o desde kayak es el pescar siempre el pez más grande, aquel que nos suponga una buena batalla a veces incluso de horas. Para ello debemos tener en cuenta una serie de pautas para poder lograrlo y las cuales se exponen a continuación:

1.- Centrados en una técnica, centrados en una especie

Si nos vamos a dedicar a pescar al más grande hay que dedicarse a fondo, de nada nos sirve salir a pescar con equipos para todo y esperar aquello de “a ver si cae uno gordo”. Error. Además con esta pauta conseguiremos aliviar nuestro equipamiento a bordo o a la hora de portearlo hasta encontrar el mejor punto de la rompiente para pescar desde orilla. Reducir peso y llevar espacios libres para lo verdaderamente importante y necesario. Llevaremos equipos acordes a duras peleas, estaremos centrados y en el momento más propicio de la especie objetivo que estemos buscando.

urtapacoramos

2.- Los peces grandes son fáciles de pescar

Los peces grandes llegan a esos tamaños precisamente porque son cautos, saben moverse por su medio, han sido capaces de zafarse de mil y una adversidad y también por algo muy positivo para nuestro cometido... ¡porque son muy voraces! Así que a priori serán los más proclives a picar nuestros aparejos.

Existen estudios que atestiguan el menor recelo de los grandes ejemplares para curiosear y alimentarse a veces de casi cualquier cosa. Necesitan una gran ingesta calórica y no pueden obviar ni la más mínima oportunidad. Además por el tipo de especies que pululan las aguas penínsulares suelen ser de costumbres fijas como la corvina, mero, dentón, y otros aún a pesar de sus flujos migratorios también tienen sus rutas fijas año tras año. Así que pescado uno, tendremos muchas oportunidades de capturas muchos más.

3.- En todos los escenarios de pesca no hay peces grandes.

Como siempre ocurre un correcto estudio de la zona de pesca y de los peces pasto del lugar nos allanaran el camino hacia la pesca de uno de estos colosos. Debemos conocer cuáles son los peces susceptibles de mayores portes en nuestra zona y estudiar su biología para tener más posibilidades de capturarlos. Siguiendo el punto dos, conocer la biología nos dará las mejores claves para dar pesca a los grandes ejemplares de nuestra zona.

Barracudas a curricán

4.- Emplear los engaños y cebos acordes al alimento más común de la zona de pesca

¿Cuál elegir? Siempre hay una opción fácil y ganadora, aquel que se asemeje más a los tipos de peces pasto de nuestra zona. Y si de peces grandes se trata nuestro objetivo no debemos escatimar en centímetros de más. Nos hará de ese modo obviar capturas más menudas y siempre tendremos dispuesto un buen señuelo o cebo que hará las delicias de los más grandes.

Colores y señuelos hay mil, pero en cuanto a la naturalidad y la presentación deberemos ser siempre cautos de asemejarnos al entorno del depredador en el momento de nuestra jornada de pesca. Un ejemplo a seguir puede ser el elegir sardinas y jureles para verano, o pequeños espáridos en invierno o cefalópodos en otoño, cada uno representan el cebo del momento en cada época del año y servirán de guía para la elección de nuestros engaños.

Caña Ilicium y Shad Ancho 90

5.- La mejor técnica de pesca es aquella que mejor manejamos y más práctica tenemos

No existe una técnica más adecuada que otra para pescar grandes peces. Desde el jigging, pasando por spining, curricán, pesca fondeada o la pesca con pez vivo, con todas ellas podemos hacer frente a los colosos del mar, simplemente debemos emplear aquella en la que mejor nos desenvolvamos y que previamente tengamos más experiencia y sabemos sacar mayor provecho. Con ello conseguiremos las mejores presentaciones, estaremos cómodos durante las horas de pesca que se nos presenten, y sabremos manejarnos bien cuando se nos presente la pelea.

6.- Emplear equipos adecuados.

Al hilo de lo mencionado en el punto 1 no debemos ir “a lo que pique” en nuestras salidas de pesca. Sino que si tenemos claro que vamos a pescar el pez más grande nuestros equipos de pesca deberán estar compensados y encaminados a ellos. Caña de al menos 20 lbs, carretes con buenos frenos de regulación micrométrica, empleo de trenzados y fluorocarbonos, nudos bien afianzados, anzuelos bien afilados y de calidad contrastada.

7.- Salir de pesca acompañados. Todos a una.

Una regla obligada en la pesca es salir siempre acompañados, “la unidad en el mar son dos”. Más aún cuando se trata de buscar grandes peces pues la fuerza que desarrollan, y más aún si lo hacemos desde embarcación o kayak, lo más normal será que nos desplace por el agua, que sus embestidas nos hagan zozobrar nuestra ligera “embarcación”, además de que las batallas se suelen alargar y el apoyo ya no sólo logístico sino anímico del compañero serán de gran ayuda en todo momento.

llampuga paco ramos

8.- El pez sólo estará asegurado cuando estemos en la orilla

Ni siquiera cuando el pez lo tengamos embicherado y embarcado en nuestro kayak o embarcación podremos darnos por asegurada la pieza pues aún nos quedará un largo trecho para volver a tierra. Debemos asegurarnos de que la pieza esté muerta si nuestra intención es llevarla a tierra para comerla en la mesa con la familia y amigos, pues un coletazo o movimiento inoportuno a bordo nos puede hacer volcar con todo lo que ello conlleva. 

Asimismo, no debemos tener prisa durante la batalla en izar la pieza. Debemos asegurarnos de que venga rendida antes de subirla a bordo o de proceder a quitarle el anzuelo para su captura y suelta. Seguridad ante todo. Mucho cuidado con estos grandes peces y la fuerza que pueden llegar a desarrollar.

9.- Nosotros mismos somos nuestros mejores aliados

Si pescamos desde kayak, el hecho de no hacer ruidos en nuestro desplazamiento y el poder acercarnos a zonas calientes de pesca con la mayor discreción nos pondrá a tiro de caña más fácilmente los peces más grandes. Por otro lado, si estamos en busca de túnidos son peces que se acercaran a nuestra embarcación en busca del ruido y la espuma que genera el motor. 

En ambos casos, en el momento de la picada debemos aprovecharlo para aproar nuestro puntero de la caña y que el pez en sus embestidas nos desplace consiguiendo así mismo que se canse antes en su batalla y nos permita una mejor postura de combate - efecto "boya".

10.- Ten paciencia y disfruta

Un gran pez puede ser una casualidad, pero el conseguir una cierta regularidad en la pesca de estos colosos sólo es sinónimo de constancia, paciencia, estudio y mucho empeño por parte del pescador. Los más grandes están ahí, sólo nos queda tener paciencia y dedicación, y disfrutar de cada momento a bordo de nuestro barco, kayak o orilla.

Pez Obispo desde kayak

Si quieres conocer todo lo que necesitas para este tipo de prácticas puedes acceder a nuestro catálogo completo.

"Tengamos o no picada, la pesca siempre es maravillosa."

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.