Propiocepción, running y slackline

0 218
5/5

La propiocepción es el sentido que informa a nuestro organismo de la posición de los músculos y la capacidad de sentir la posición relativa de las partes del cuerpo contiguas. Sustenta además la acción motora planificada, permite las reacciones y respuestas automáticas y regula el rango y la dirección del movimiento.

¿Por qué es tan importante en corredores?

Cualquier corredor puede beneficiarse del entrenamiento de su propiocepción. Entre ellos destacan los siguientes: 

  • Aumentar la capacidad de mantener el equilibrio.
  • Mayor regulación del espacio-tiempo del movimiento.
  • Mejorar la capacidad de orientación espacial.
  • Proteger de las lesiones agudas por medio de la estabilización refleja.
  • Mantener una imagen clara del entorno mientras el cuerpo esté en movimiento.
  • Proporcionar información perceptual de la posición corporal.

Estos beneficios son interesantes, sobre todo, para los corredores de trail running, ya que se enfrentan a bajadas muy técnicas y encima lo hacen a ritmos vertiginosos.

¿Introducir una slackline para este trabajo?

Es de sobra conocido el trabajo en bosu para mejorar la propiocepción, aunque no es del todo correcto su razonamiento y así lo avalan los últimos estudios sobre el tema. Sin embargo una slackline nos permite un entrenamiento más dinámico por la capacidad de andar a lo largo de la misma y más entretenido que realizar un sin fin de ejercicios sobre un bosu. Otra de las ventajas de la slackline es que podemos jugar con su longitud y su tensión para hacer más fácil o más difícil mantener el equilibrio.

Además de trabajar nuestra propiocepcion, trabajaremos los tejidos blandos que envuelven nuestro tobillo y conseguiremos un core fuerte que mejorará nuestra postura tanto a la hora de correr como en nuestro día a día.

Si quieres conocer todos nuestros productos, visita nuestro catálogo completo

Comentarios
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!