Protectores de transporte. ¿Que necesito para equipar al caballo para el viaje?

0 467
5/5

¡Hola jinetes!

A cualquiera de nosotros nos gusta visitar con nuestro caballo lugares nuevos o ya conocidos, disfrutar de nuevas experiencias como concursos, excursiones y romerías. 

El transporte del caballo en ocasiones es algo delicado, ya que muchos de ellos no están habituados a viajar. Para cualquier tipo de desplazamiento que hagamos tenemos que tener en cuenta cuál va a ser el medio de transporte, si en un camión con muchos caballos o en un van, ya que son sitios distintos donde nuestro compañero puede estar expuesto a estrés o a altas temperaturas durante el viaje y debido a ello podría empezar a sudar y a perder líquido.

También tenemos que saber de cuántas horas va a ser el trayecto, ya que en función de lo largo que sea tendremos que darle unos cuidados específicos a nuestro caballo:

  • En caso de que el viaje que hagamos sea corto, lo más importante es que nuestro compañero tenga heno o alfalfa a su disposición, ya que le sirve de ayuda para bajar su temperatura corporal y para reponer el líquido perdido mediante el sudor.

  • Si el viaje va a ser largo es interesante hacer paradas cada 3 o 4 horas y ver el estado de nuestro caballo. Lo bajaremos del van para que se refresque, lo moveremos para evitar entumecimientos y le daremos de beber. Si lo necesita y vemos que ha perdido mucho líquido podemos añadir a su bebida electrolitos que le van a ayudar a reponer todas las sales perdidas.

Para emprender nuestro trayecto primero hay que equipar a nuestro caballo, para evitarle lesiones o rozaduras que puedan aparecer dentro del van, para ello usaremos diferentes tipos de protecciones que hay para el transporte:

  • Protectores de transporte: Estos protectores cubren toda la pierna al caballo desde la corona hasta encima de la rodilla o del corvejón. Estos protegerán a tu caballo de los impactos.


  • Vendas de descanso o protecciones bajas: Hay caballos a los que les incomoda llevar los protectores de transporte que son altos y poner una de estas dos opciones puede ser una buena idea, ya que la finalidad es protegerlos.
  • Protector de cola: Con él conseguiremos proteger la cola de posibles roces con la pared del van.

  • Cabezada de cuadra acolchada: Como nuestro caballo va a pasar un largo tiempo con su cabezada y atado constantemente, es importante garantizar su comodidad y con esta se sentirá más cómodo.

Una vez equipado nuestro caballo llega el momento de subirlo al van o al camión. Es aconsejable que las ventanas del transporte estén abiertas para que le entre luz y claridad al habitáculo, y así el caballo suba más tranquilo, esto a la vez le permitirá refrescarse una vez dentro.

Si es la primera vez que nuestro caballo va a subir a un transporte hay que darle confianza y demostrarle que no pasa nada, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Lo primero que haremos es abrir el van o camión y bajar la rampa, para que nuestro compañero lo vea y lo huela.

  2. A continuación intentaremos subirlo cogiéndolo del ramal. Siempre iremos nosotros delante para darle tranquilidad.

  3. Si el caballo no quiere subir, le cubriremos la rampa del transporte con heno o alfalfa para darle seguridad, así conseguiremos que poco a poco por sí solo suba. Otra opción es que si tenemos dos caballos y uno de ellos sube bien al van o camión, este sirva de apoyo para que nuestro compañero también lo haga. Mi consejo es que no hay que presionarlos, ya que tienen que aprender a subir y a bajar del vehículo con normalidad y sin estrés. Una vez dentro podemos premiarlos con “chuches”.

  4. Si son dos caballos los que van a ir en el van o directamente nuestro caballo viaja en un camión con muchos más, estos deben estar separados mediante separadores y tener su espacio propio. Hay que tener precaución a la hora de organizar a los caballos en el transporte, ya que no debemos poner a dos machos enteros juntos, ni al lado de una yegua. 

  5. Finalmente procederemos a cerrar el van o camión y nos aseguraremos de que las puertas estén correctamente cerradas con sus respectivos seguros.

Una vez equipado, y subido nuestro caballo al van o camión, ¡ya podemos comenzar nuestro viaje!. 

En cualquier tipo de traslado hay que llevar siempre los papeles del caballo y los del vehículo, ir a una velocidad moderada, elegir la ruta más corta y con menos baches ya que estos le influyen a nuestro caballo en sus articulaciones y miembros.

Una vez que hemos llegado a nuestro destino, bajaremos al caballo del vehículo de la misma manera en la que lo hemos subido, con tranquilidad y seguridad. Una vez bajo es importante moverlo para evitar entumecimientos y rigidez muscular.

¡Ahora solo toca disfrutar de nuestro compañero!

Si tenéis cualquier otra duda, podéis poneros en contacto conmigo a través de mi perfil de la comunidad, ¡nos vemos!

Comentarios
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!