Menú

Calienta que sales... Retorno seguro al rugby.

1 45
5/5

No han pasado 4 meses de nuestra vuelta al campo de rugby... distancia de seguridad, mascarillas, ejercicios sin contacto... compañeras, amigas, hermanas... dispuestas a seguir las recomendaciones indicadas de su club para volver a sentir el rugby en las piernas.

En mi caso, el equipo femenino, equipo que juega en regional, se adentraba en una lucha por sacar equipo para jugar la siguiente temporada.

¿El principal enemigo? el miedo. Miedo a contagiarse, a contagiar a las familias, a hacerse daño … 

Los primeros meses fueron complicados, un número reducido de jugadoras nos reuníamos dos veces a la semana para entrenar sin un objetivo predeterminado. 

En división de honor estaban empezando a vislumbrarse las primeras fechas, pero en nuestra Liga la informaciones oficiales eran cambiantes, al igual que las fechas de comienzo.



WhatsApp Image 2021-01-19 at 11.58.11

Un día, no se como ni porque, todo cambió. La motivación, la fuerza y el número de jugadoras se desorbitó, pasamos de 8 fichas a 24. De entrenamientos de 9-10 personas, a entrenos en los que rondábamos las 20 jugadoras. Y al fin, el trabajo y la paciencia nos hizo encontrarnos con la noticia que esperábamos. Las competiciones no profesionales daban el pistoletazo de salida, con una fecha, 10 de enero. Por un momento el corazón se saltó un latido. Retorno al rugby. 

Después de casi 10 meses sin jugar, al fin se acercaba el momento de volver a calzarse las botas de tacos. 

Ante un futuro incierto, en el que atrasaban la fecha de inicio de la temporada, muchas jugadoras ansían la hora de echarse al campo. Todo ello con un protocolo de vuelta marcado por cada club.

En nuestro caso, mediciones de temperatura al inicio de cada entrenamiento, cuestionarios de síntomas en google forms 24h antes de la entrada a las instalación, reducir (más aún si cabe) la relación con personas externas, etc.

Todo ello nos ha ayudado para poder disputar nuestro primer partido en casa de forma segura con el añadido de la realización de la prueba de antígenos, tanto el equipo visitante como el local, antes del inicio del partido. 

Hemos podido jugar al fin nuestro primer partido de liga, el que esperamos que sea el primero de muchos. Os puedo asegurar que aún no siento el cuerpo, o al revés, lo siento demasiado, cada paso, cada movimiento va acompañado con un grito pequeño de dolor, el cuello, los hombros, las piernas... Increíble. 

Algunos piensan que estoy loca, o que estamos locos. Pero hacía meses que no me sentía tan viva.

Comentarios

Me encanta! Sentir, vibrar, disfrutar. ..de eso se trata.... Y...que los rasguños por fuera hagan sentirnos vivas por dentro... ;-)


¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.