Menú

Behobia - San Sebastian: claves nutricionales

1 98
5/5

Correr una carrera como la Behobia-San Sebastián supone un verdadero reto para el que hay que prepararse muy bien. Es muy importante tener en cuenta un buen entrenamiento físico, una buena alimentación y el equipamiento imprescindible.

Esta vez nos vamos a centrar en la alimentación que debemos llevar a cabo durante nuestros entrenamientos, así como aprender cómo podemos obtener la energía necesaria para afrontar la carrera con éxito. Los entrenamientos para esta carrera son intensos, por lo que al menos el 60% de las calorías totales que ingerimos deben provenir de los hidratos de carbono. Estos son la principal fuente de energía de nuestro organismo, la gasolina que nuestro organismo necesita para ponerse en marcha.

Más concretamente, debemos consumir hidratos de carbono "complejos" (legumbres, pasta, arroz, patata, pan y hortalizas) que son de absorción lenta y gradual con lo que conseguiremos:

  • Que nuestros niveles de glucosa (azúcar) se mantengan estables durante más tiempo.
  • Energía durante periodos de tiempo más extensos.
  • Mantener el entrenamiento intenso durante periodos más largos de tiempo.
  • Sentirnos saciados.

Además, nos aportarán fibra, vitaminas y minerales.

Screen Shot 2019-11-06 at 19.09.57

Una vez ingerimos este tipo de alimento, nuestro organismo descompone estos hidratos de carbono en un azúcar llamado "glucosa". Esta es usada por las células del cuerpo y del cerebro para aportarnos energía y, la que no se utiliza, se almacena en el hígado y los músculos como glucógeno para su uso posterior. El glucógeno funciona como combustible de reserva. Por ejemplo, cuando llevamos mucho rato entrenando y nuestro cuerpo necesita un rápido refuerzo de energía, el hígado descompone el glucógeno y libera glucosa al flujo sanguíneo para proporcionamos energía rápidamente.

El ejercicio físico hace que tu requerimiento proteico aumente. ¿Por qué? Por un lado porque durante un entrenamiento intenso hace que nuestro músculo degrade más proteína. Por lo tanto, deberemos consumir más proteína para restaurar el equilibrio. Además nos ayudará a mantener la masa muscular estable y tonificada. Por otro lado, el entrenamiento intenso puede producir daños musculares por lo que, gracias a la función "estructural" de la proteína, esta ayudará a reparar los tejidos dañados tras el ejercicio físico realizado y acelera la recuperación. Por lo tanto, debemos introducir en nuestra dieta alimentos como carne, pescado, huevo y lácteos.

Screen Shot 2019-11-06 at 19.17.01

También podemos añadir grasas insaturadas en nuestra dieta como, por ejemplo, el pescado azul, los frutos secos o los aceites vegetales como el "virgen extra". Este tipo de grasa rica en ácidos grasos omega 3 y 6 protege nuestro sistema cardiovascular.

Por último y no menos importante, debemos beber agua antes, durante y después de cada entrenamiento. Durante una actividad física intensa podemos llegar a perder hasta 3 litros por hora de líquido a través del sudor. Podríamos introducir bebidas isotónicas para reponer la pérdida de electrolitos. Estas partículas ayudan a regular el equilibrio de los líquidos del organismos como el sodio, cloro y potasio. Si no hay suficiente de estos se pueden llegar a producir calambres musculares, debilidad... etcétera.

Si quieres conocer todos nuestros productos, visita nuestro catálogo completo

Screen Shot 2019-11-06 at 19.22.33
Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
#1 ANÓNIMO UNO
Me gusta. Buen artículo la verdad, necesario saberlo y recordar estas pautas. Gracias

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.