Menú

Cómo prepararme psicológicamente para una carrera

0 52
5/5

Cuando uno/a quiere realizar una carrera no hay duda que previamente hay que llevar a cabo una rutina de entrenamiento físico que te lleve a lograr este objetivo que te has propuesto pero, ¿Qué sucede con la mente? ¿Qué hacemos con ella cuando a media carrera estando agotados te dice, una y otra vez, “no puedo más”? ¿Qué hacemos cuando sale un imprevisto y sentimos ansiedad de no poder terminar?

A continuación podréis leer diversas recomendaciones para la preparación mental de una carrera:

  • Infórmate sobre la carrera: recorrido, desnivel, qué tramos son más fáciles y cuales más complicados… Esto te va a permitir tener una idea más exacta de cómo va a ser el recorrido y saber, mientras estás corriendo, cual es el tramo que sigue y su nivel de dificultad.
  • Divide mentalmente la carrera en fases: así, cada vez que hayas transcurrido una fase, vas a sentir la satisfacción de haber conseguido un pequeño logro dentro de lo que es toda la carrera.
  • Céntrate en ti y en tu propia carrera: mantén tu ritmo y escucha qué necesita tu cuerpo en los diferentes momentos. No focalices tu atención en los corredores que te avanzan, porque esto puede crear ansiedad y terminar yendo a un ritmo diferente al tuyo.
  • Practica un diálogo interno positivo: es importante que cuando tu cuerpo se sienta agotado y tu mente diga “ya no puedo más”, “no voy a terminar”, detectes estos pensamientos negativos y los cambies por pensamientos más positivos. Convéncete de que “¡sí puedo, sí soy capaz y sí voy a lograrlo!”, “He entrenado para ello y lo voy a conseguir”. Cuando sientas que el cuerpo no tira, hay que tirar de la mente. Aunque no seamos conscientes, siempre estamos dialogando con nosotros mismos y depende de nosotros que este diálogo sea destructivo o constructivo.
  • Practica técnicas de relajación y control de la respiración: es especialmente útil para disminuir sensaciones de ansiedad, agitación, miedo… que pueden aparecer en algún punto durante la carrera o incluso antes de empezarla.
  • Visualiza: se sabe científicamente que el cerebro no distingue una situación real de una situación imaginaria, con lo cual, va a responder a ambas situaciones como si fueran reales, indistintamente de si lo son o no. Es para ello, que la visualización es una herramienta muy potente en el deporte. Por ejemplo, si tu visualizas como te vas a sentir en el momento que llegues a la meta, quién te estará esperando, como será el ambiente, etc., tu cerebro y tu cuerpo van a sentir la satisfacción, la ilusión y la energía de ese momento que estás imaginando y esto te va a ayudar a seguir corriendo a pesar de la fatiga.

La mente siempre está en funcionamiento y siempre estamos en diálogo interno con ella, aunque a menudo no nos demos cuenta. Se trata de decidir si quieres que juegue a tu favor, ayudándote en los momentos que te sientas agotado, o en contra, haciéndote creer que ya no puedes más.

Para que cualquier práctica se convierta en un hábito, hay que realizar dicha práctica repetidas veces hasta que se convierta en una costumbre. Y el entreno mental no se libra de ello. Si quieres que estas recomendaciones te sean de ayuda, hay que ponerlos en práctica durante todos los entrenamientos que realices previamente a la carrera, para así integrarlos y el día de la carrera te surjan de forma automática.

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.