Los entresijos de las carreras

Comentarios 0 4 -/-
FacebookTwitterEmail

Soy corredora popular desde hace unos añitos. Como nos pasa a casi todos los populares, antes de cada carrera entrenamos durante semanas o meses, soñamos con una ilusión, una meta, una marca en el reloj, afán de superación… Después de todo el esfuerzo, en unos pocos minutos o unas pocas horas en el caso de los maratones se acaba todo.

Una pequeña sensación de vacío suele inundar nuestras mentes, pensando en nuestro próximo objetivo, pero alguna vez pensasteis ¿cómo y cuánto tiempo han tardado en organizar esa carrera?

Desde hace tres años organizo la Zalla Herri Bira, carrera popular en la que participan unas 400 personas, y que este año ha contado con el patrocinio de Decathlon Capitol

Son 6 Km., apenas media hora de carrera y mínimo cuatro meses de organización.

Para lograr una buena organización resulta imprescindible localizar patrocinadores y voluntarios que colaboren con tu proyecto el día de la prueba, pensad que sin ellos no correríamos nunca. Son los encargados de señalizar el recorrido, aportar avituallamiento, regalos, avisar de los incidentes y animar al público. 

Preparan las bolsas de los corredores, la meta, las copas, el cronometraje y un sinfín de detalles en los que no nos paramos a pensar cuando corremos. Son, por tanto, una parte muy importante de las pruebas.

Encontrar corredores también es clave a la hora de cerrar una buena prueba, ya que cada vez hay más oferta de carreras populares. Tanto es así que muchas veces, en un mismo domingo, tenemos que elegir entre unas u otras. También es fundamental dar a conocer la prueba con bastante tiempo de antelación a través de cartelería, difusión en redes sociales, en otras carreras, radios y otros medios de comunicación además de en publicaciones y revistas especializadas.

Otro tema básico es fomentar la participación de la familia del corredor. Eso se consigue, por ejemplo, organizando una carrera para los niños antes de la prueba reina, incentivando el deporte entre los más pequeños y creando unos lazos de unión muy fuertes entre padres e hijos. Es decir, preparando alguna actividad de ocio en la que puedan disfrutar juntos.

finish-line


Todo el esfuerzo se  ve recompensado al cruzar la línea de meta, tanto desde dentro como desde fuera, cuando alguien la cruza, es señal de que todo ha salido bien. 

Mejor o peor, siempre irá acompañado de una sonrisa de satisfacción. En ese momento, todos los meses de trabajo se ven recompensados al palpar la ilusión de los corredores.

Ahora, cuando voy a una carrera, sé que detrás de ella se esconden las ilusiones de muchas personas y el trabajo de infinidad de voluntarios que emplean todo su esfuerzo para que nosotros podamos correr. 

Por todo ello, trato siempre de valorar cada detalle de las carreras en las que participo y disfrutar a tope de cada una de ellas.

Saioa Elaso 

Apasionada del running 

Decathlon Capitol

: