Mi primera Behobia - San Sebastián

Comentarios 3 256 -/-
FacebookTwitterEmail

Ya hace 10 meses que dos de mis mejores amigos me dijeron: 

¿Oye Igor hacemos la Behobia? Yo nunca había hecho esta carrera ni tenía pensado hacerla por muchas razones que luego explicaré, pero pensé, que mejor oportunidad que correr la Behobia junto a mis amigos.

Yo siempre he pensado que la Behobia – San Sebastián tenía un precio elevado para ser una carrera de 20km, que no creía que merecería pagar ese precio para esta carrera, y que equivocado estaba.

Pues bien mis amigos y yo nos inscribimos a correrla, y a pesar de que uno viva en Barcelona, otro en Madrid y yo en Pamplona, nos dispusimos a entrenarla y a tener un seguimiento para ver a qué nivel podríamos afrontarla. Y decidimos ser cautos y hacerla en 1h40min y disfrutar de la carrera, pero es imposible no emocionarse.

Y como son las cosas que durante la semana anterior de la carrera no pude entrenar ni 1 minuto, un dolor intenso de rodilla no me permitía dar una sola zancada, estaba preocupado, no sabía si iba a poder acabarla, y lo que es peor, no sabía si podía acompañar a mis amigos. 

Durante toda la semana me dedique a dar un intenso cuidado con hielo, Compex y ejercicios posturales para recuperar lo antes posible mi rodilla pero no era muy esperanzadoras las sensaciones. Pero decidí ir a la feria del corredor para enchufarme de energía y ser positivo.

feria_opt

Con esto las dudas de como ir vestido, que material me convendría más para mi reto... Como sabéis confío 100% en mi marca Kalenji, y opté por un modelo con buena amortiguación pero que también me proporcione dinamismo. 

De textiles opté por una malla compresiva para evitar la fatiga muscular y dar un plus de ayuda a mi rodilla, y por último, mi camiseta de competición, una camiseta que representa a mi empresa Decathlon.

Equipación_opt

¡ Y llegó el día! El 11 de Noviembre ya estaba aquí. Nos despertamos a las 6 a.m ya que a las 7 de la mañana pusimos rumbo a Behobia. 

Eran las 10:30, esa era la hora de salida de nuestro cajón, por dios que nervios. Empezamos a correr, y como es habitual por la emoción aumentamos el ritmo, mi rodilla respetaba y mis amigos disfrutaban, esto iba genial pero sabíamos lo que llegaba…. 

Pre-carrera_opt

El kilómetro 6, el primero de los 2 muros que hay que subir, empezamos a subirlo y nos vemos fuertes, es imposible no serlo con tanto público que, aunque no te conozcan, gritan tu nombre animándote, y así es, lo subes gracias a ellos como un titán, y una vez arriba, mis amigos y yo nos miramos, y decidimos aprovechas esos 4km de bajada, con cautela si pero los aprovechamos, cruzando Errentería, capuchinos y llegando a Pasaia, apreciando su hermoso puerto, que preciosidad.

Y te encuentras en el kilómetro 15 alucinando con una sonrisa en la cara, porque en esos 16km no has visto un hueco a los lados de gente animando, gente que sale a la calle solo a hacer que te sientas arropado, sabiendo que la carrera no es sencilla, mis amigos y yo estábamos felices, pero ahí se apreciaba, km 16, el segundo muro, el ansiado alto de Miracruz, 900m de subida rompepiernas, metro a metro te cuestionas que haces en esa carrera, miras a los lados y entiendes el por qué.  

Llegas a lo alto y ya, sabes que solo te quedan 3km, pero no iban a ser fáciles porque mi rodilla dijo basta.

Perfil Behobia

Podéis creerme que esos 3km no se me van a olvidar en la vida, no por el dolor, sino por la gente, bajar 2 kilómetros de cuesta y ver que van incrementando la gente a los lados, y dices es imposible mejorar esto, pero llegas abajo del todo, y te das cuenta que estabas equivocado, llegas abajo y es el kilómetro más bonito y emocionante de mi vida, enfilas una recta en el que no ves Donosti porque tienes a los lados a 3 filas de gente gritándote y empujándote a la meta,  creerme que ahí entendía por qué a esta carrera la llaman ¨la fiesta del running¨.

Ya estaba ahí el arco de meta, nos miramos mis amigos y yo, nos abrazamos y cruzamos la meta como si fuéramos 1, porque así fue la carrera, fuimos uno, cuando alguien flaqueaba ahí estaba el otro, creerme cuando os digo que en esta carrera mis amigos fueron los que me llevaron a mí.

Cruzamos la meta en 1h38´, contentos de nuestro objetivo, pero sabiendo que la volveremos a cruzar planteándonos nuestro nuevo objetivo que es más real a nuestro nivel, 1h25´.

No puedo acabar sin agradecer a mis amigos Daniel Etxeberria e Iñaki Leatxe por haberme dado la oportunidad de vivir los 20km más emocionantes de mi vida y arrepentirme de mi pensamiento primero sobre esta carrera, y decir que, realmente merece la pena recorrer estos 20km, ya que como decimos en nuestra tierra:


"Al cruzar por la meta de la Behobia-San Sebastián te conviertes en un verdadero ¨Txapeldun¨"

medallas_opt
¿ Y con qué zapatillas corrí mi primera Behobia?


Elegí el modelo Kiprun Fast de Kalenji, un modelo con un kilometraje de más de 1100km gracias a su sistema Kalensole, que te proporciona una gran amortiguación, pero además de ello dispone de una placa de Pebax, el UpBar, que lo que te da es un gran dinamismo, por lo que es una zapatilla ideal para correr distancias que necesites buena amortiguación pero a su vez dinamismo para correr a ritmos altos para cumplir tus objetivos.

Si quieres que te cuente más sobre ellas, no dudes en decírmelo, pero seguro que me verás en muchas carreras de mi zona con ellas, o hablando de ellas y de muchas cosas mas en mi red social @igor_challenge. 

Búscame,  me reconocerás rápidamente por mi camiseta.

:
 

#3 IGOR PUY
Tienes toda la razón Juan, la Behobia engancha y mucho, tengo esa espenita de que no pude correrla bien por lesión, pero el año que viene seguro que volvemos, es increíble
#2 IGOR PUY
yo creo que la voy a fijar en el calendario
#1 JUAN MONTESEGURO
Genial artículo Igor! yo este año hice mi sexta behobia y la verdad que engancha el ambiente que se vive en ella! nos vemos al año que viene :)