Menú

Entrenamiento aeróbico y anaeróbico (parte I )

0 7
-/5

Muchos empezamos a correr y salimos media hora y con el paso del tiempo vamos aumentando el tiempo y el ritmo sin darnos cuenta de nuestra mejora, pero sería interesante conocer conceptos básicos para planificar nuestros entrenamientos.

¿Qué diferencias hay entre en el entrenamiento aérobico y anaeróbico? Estos conceptos hacen referencia a la manera que tiene el organismo de obtener la energía: con necesidad de oxígeno aeróbico y sin necesidad de oxígeno anaeróbico

En realidad cuando realizamos ejercicio siempre intervienen los dos pero no de la misma manera ya que uno predomina más que le otro. Es por esto que se debe de decir que nuestro entrenamiento es predominantemente aeróbico o anaeróbico.

El entrenamiento aeróbico: Se trata de ejercicios de baja/media intensidad de duración prolongada. Con esto hacemos que el organismo queme primero los hidratos y posteriormente las grasas para conseguir la energía que el cuerpo necesita.

Es un entrenamiento habitual entre los corredores que acaban de empezar ya que con ello consiguen mejorar su forma física. También lo emplean corredores más experimentados, intercalando entrenamientos de calidad, normalmente anaeróbicos, con días de asimilación con entrenamientos de carrera continua.

El entrenamiento aeróbico se suele usar también para bajar de peso ya que se quema grasa al necesitar nuestro cuerpo energía. También, al necesitar mucho oxígeno, el sistema cardiovascular se ejercita y produce numerosos beneficios.

La carrera continua llevando un ritmo cómodo en el que seamos capaces de hablar y terminemos a un ritmo más enérgico, es aquel que nos hará mejorar nuestra capacidad aeróbica. Podemos ayudarnos de otros deportes como nadar o montar en bicicleta para ganar más capacidad aeróbica. Se trata del conocido como entrenamiento cruzado, gracias al cual damos descanso a nuestro cuerpo de correr, ya que es un deporte en el que las articulaciones y músculos reciben mayor impacto.

Entrenamiento anaeróbico: son ejercicios de alta intensidad y de menor duración que en el entrenamiento aeróbico. No se necesita a penas oxígeno porque la energía procede de fuentes inmediatas que no necesitan ser oxidadas por el oxígeno, como son el ATP muscular, la PC o fosfocreatina y la glucosa

Este tipo de ejercicios son buenos para el trabajo y fortalecimiento del sistema musculoesquelético. El entrenamiento anaeróbico lo conseguimos con las series, cambios de ritmo, fartleks, cuestas…

El consumo máximo de oxígeno (la capacidad del cuerpo humano para transportar y usar oxígeno para producir energía en un período de tiempo determinado) es uno de los principales factores que repercute en nuestro rendimiento al correr.

Es importante ser constantes en nuestros entrenamientos ya que la mejora de la capacidad aeróbica es un proceso lento. Sin embargo se pierde rápidamente, aproximadamente con 2 a 4 semanas de inactividad. 

Se producen reducciones significativas en la capacidad aeróbica, debido una menor capacidad cardíaca y una disminución del volumen sanguíneo (básicamente: menos sangre, menos transporte de oxígeno y menos energía en nuestros músculos).

La elección del tipo de ejercicio a realizar depende de los objetivos que se tengan y del tipo de prueba para la que nos estemos preparando predominará más un tipo de entrenamiento u otro. En el ámbito de la salud es recomendable alternar ambos ejercicios, ya que se conseguirán beneficios cardiovasculares y musculares.

Ahora que nos vamos acercando a la época de descanso de muchos corredores sería interesante parar de correr un par de semanas pero realizar actividades aeróbicas de baja intensidad, que nos gusten y en otros momentos no tengamos tiempo para ellas para que la vuelta a nuestro deporte pasión no se no haga demasiado dura.

Es importante conocer nuestros umbrales aeróbicos y anaeróbicos de lo cual hablaremos en la segunda parte de esta entrada.


Contenido elaborado junto a apasionados del running de Decathlon. 


Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.