Menú

Evita lesiones, haz propiocepción

0 13
-/5

Acabas de empezar a correr por montaña, y terminar los entrenamientos con molestias en rodillas y casi te has hecho un esguince de tobillo varias veces… El motivo no es otro que la respuesta de los tendones y los músculos en los terrenos irregulares pero tranquilo/a esto se puede reforzar mediante la propiocepción.

¿Qué es la propiocepción?

La propiocepción es el sentido que informa a nuestro organismo de nuestro estado interno, a los músculos de como contraerse, a cómo colocar el pie de manera subconsciente en el momento que saltamos encima de una piedra o cuando hacemos un movimiento inesperado.

¿Y por qué debemos hacer propiocepción ?

Muchos estudios demuestran que el realizar ejercicios propiocepctivos provoca a un descenso de la lesiones, así por tanto, es más que recomendable realizar entrenamiento propioceptivo. Serían como los ejercicios que buscan la toma de consciencia, sensibilización y potenciación de las estructuras articulares, musculares, tendinosas y óseas más proclives a dañarse. Su objetivo es provocar situaciones inestables, pero controladas, para que las articulaciones se estimulen.

Además, la propiocepción se puede hacer en casa y solo necesitamos nuestro cuerpo para empezar a trabajarla, y cuando ya dominemos el nivel de equilibrio provocado por nuestro cuerpo, podemos practicarlo en situaciones inestables, mediante un cojín, una plataforma inestable o corriendo descalzos por la arena de la playa, donde estamos en constante inestabilidad.

Existen muchos ejercicios para practicar la propiocepción y como hemos dicho anteriormente los podemos hacer desde casa como por ejemplo:

  • De pie con solo un pie apoyado mantenemos el equilibrio durante 1 minuto. Para mayor dificultad podemos cerrar los ojos, así nuestra percepción desciende y nuestro cuerpo se balanceara tratando de no perder el equilibrio.
  • Manteniéndonos de pie con un solo apoyo podemos no solo quedarnos estáticos, si no mintiendo el punto de apoyo sin mover podemos mover el tronco hacia delante, o cruzar la pierna que está en el aire por delante y por detrás de las piernas que mantiene el apoyo, como si estuviéramos bailando a la pata coja.
  • Manteniéndonos en un solo pie, y si estamos con alguien, practicamos la recepción de la pelota, aguantando el equilibrio

Recuerda que todos estos ejercicios los podremos practicar con una base inestable, para aumentar su dificultad.

Dedicar unos minutos al día a practicar estos ejercicios, no van a hacer que corramos más rápido, pero si de una manera más eficiente, y que sea más difícil lesionarnos. ¿Y tú ya has empezado?


Contenido elaborado junto a apasionados del running de Decathlon. 


Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.