La importancia del braceo cuando corremos

Comentarios 0 5 -/-
FacebookTwitterEmail

Descubre de qué forma puede influenciar la técnica de braceo cuando corremos  y qué debemos evitar para conseguir un mayor rendimiento en la carrera y prevenir lesiones debido a la biomecánica descoordinada.

Muchas veces cuando hablamos de técnica en carrera nos fijamos principalmente en la biomecánica de la carrera en cuanto al tren inferior controlando la amplitud, los apoyos, la cadencia,… 

Ahora bien, muchos de los problemas técnicos vienen dados por el conjunto, y dentro de ese grupo de movimientos consecutivos, los brazos desempeñan un papel clave para lograr mayor eficiencia en nuestra práctica deportiva a través de la coordinación. Es lo que conocemos como braceo.

Descatada 2

La importancia del braceo principalmente influye en tres factores de la carrera a pie:

  1. Los brazos son “el timón” de nuestro cuerpo. Si aumentas el ritmo del braceo la cadencia sube y la amplitud disminuye. Si tiendes a llevar el puño al frente la amplitud aumenta y la palanca de potencia es menor.
  2. Son un eje de conversión de energía potencial a energía cinética. El braceo ayuda a lanzar el cuerpo hacia delante quitándole tensión de empuje-palanca a nuestras piernas.
  3. Estabilizan el punto de gravedad dándonos mayor estabilidad y equilibrio. Cuando corremos los brazos van a la inversa de la pierna de ataque. Esto es algo que normalmente hacemos de forma intuitiva ya que nuestro cuerpo tiende a estabilizarse en equilibrio durante la carrera.

Sabemos la importancia del braceo, pero ¿cómo debo hacerlo para lograr mayor eficiencia?

  1. ¡Fuera tensión! Tanto los hombros, pasando por los brazos y acabando por los puños, deben estar activos pero no tensos.
  2. Evita elevar los hombros: éstos deben formar una “T” en relación torso.
  3. El balanceo de los brazos deben ir en perpendicular uno con el otro y pegado al cuerpo.
  4. Mantén siempre un ángulo de 90° flexionando los codos.
  5. Eleva el brazo de ataque sin exceder la altura de los hombros. El brazo que retranqueamos debe llegar a la altura de la cadera.

Para finalizar, te aconsejo que lleves a la práctica estas indicaciones durante tus rodajes, pero lo más efectivo es que lo realices frente a un espejo todos los días antes de tus entrenes. Esto te va a ayudar a detectar gestos que no somos conscientes. 

Si sales en grupo, ayuda mucho que entre vosotros os corrijáis todos estos matices para perfeccionar tu técnica.

Y recuerda, corre de forma sencilla pero sobre todo relájate y disfruta de una carrera limpia.


Contenido elaborado junto a apasionados del running de Decathlon. 

: