Menú

La música, tu nueva compañera de entrenamiento

0 23
-/5

Si bien es cierto que correr al ritmo de nuestra música favorita tiene algunos detractores, la mayoría de los corredores hemos acompañado en alguna, o muchas ocasiones, nuestros entrenamientos con música. Hay viandantes y conductores que tienen quejas de esos corredores que van con la música tan alta en sus auriculares y que no están pendientes de lo que ocurre a su alrededor. 

Tampoco esos corredores que entrenan con el altavoz de sus móviles activado para toda la ciudad son muy aceptados en la sociedad.

Lo cierto es que teniendo en consideración unas normas que respeten tanto al prójimo como a nuestra propia seguridad, el acto de añadir música a nuestro deporte es una actividad muy placentera. Diversos estudios han demostrado que la música nos afecta emocionalmente

Al influir en el aspecto mental puede incrementar nuestro rendimiento hasta en un 15%. La canción adecuada en el momento oportuno puede darte ese puntito de fuerza que te falta en tus últimas series o puede mantener tu cabeza centrada en un ritmo.

Ahora bien, ¿qué música es la que mejor te funcionaría? La respuesta es sencilla: la que tu quieras. El gusto musical es muy personal, mientras unos corredores disfrutan dando zancadas a ritmo de heavy metal, música dance o punk, otros lo hacen con música clásica. 

A pesar de esto, hay un parámetro que sí puedes tener en cuenta a la hora de crear tu playlist: el tempo. El tempo determina la velocidad de la pieza musical y normalmente suele ser medido en golpes o sonidos por minuto (BPM).

En internet podrás encontrar todas las listas de reproducción que te puedas imaginar de acuerdo a tus gustos, y muchas de ellas clasificadas según su BPM, como ocurre en iTunes. También hay aplicaciones como la de Spotify, que ajustan las canciones según el ritmo que lleves en ese momento. 

Si quieres saber qué tipo de canción se puede ajustar mejor a tu ritmo apunta este truco: cuenta durante un minuto el número de zancadas o pasos. Realiza esta medición con distintos ritmos para saber que tempo necesitas en cada situación.

Si tienes planeada una sesión de entrenamiento con cambios de ritmo, intercala temas con un BPM alto con otros más bajo. Si lo que quieres es mantener el ritmo, escoge temas con un BPM similar, sin importar el estilo musical. 

También influyen mucho las canciones que tengan un significado especial o las bandas sonoras de películas de tinte épico. Lo que sí os aconsejo es cambiar con cierta frecuencia las canciones o variar su orden para que el entrenamiento se haga menos monótono.

Bien utilizada, la música se puede convertir en una nueva fuente de motivación a la hora de entrenar. La tecnología ha evolucionado y existen en el mercado reproductores musicales que puedes llevar encima sin apenas notar su peso, o llevar tu teléfono móvil encima con brazaletes o cinturones para poder conectarte a aplicaciones de entrenamiento y estar localizable al mismo tiempo. También las marcas textiles han evolucionado y mallas, pantalones y camisetas incorporan bolsillos para que tu dispositivo móvil o mp3 no sean una carga.

¿Cuál es la música que os carga las pilas durante los entrenamientos? ¿Y el gadget favorito para disfrutar de vuestras canciones preferidas? Espero vuestros comentarios.

Un saludo.


Contenido elaborado junto a apasionados del running de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.