Menú

Planifica tu temporada de running

0 6
-/5

Lo primero que nos tenemos que marcar es un objetivo (alcanzable) para la próxima temporada o para periodo específico en el que queremos rendir al máximo y ver, a partir de esa fecha, cuándo tenemos que empezar la 'pretemporada' o qué ciclos nos acompañarán en los periodos anteriores.

Si pretendemos empezar a correr, lo ideal es hacerse una revisión médica antes de arrancar con los entrenamientos regulares, al igual que disponer de unas zapatillas óptimas para el uso que les vamos a dar.

Antes de comenzar nuestros entrenamientos tenemos que tener claros los 4 puntos sobre los que trabajaremos:

  1. Fondo: es importante tener resistencia, aunque nuestro objetivo sea el de realizar carreras de corta distancia, para ello entrenaremos rodajes más largos, aumentando el tiempo paulatinamente.
  2. Fuerza: adquirir un buen tono muscular es muy importante, tanto para prevenir lesiones como para tener unos buenos resultados a la larga.
  3. Ritmo: otra característica importante ya que en una carrera es esencial diferenciar cuál será la velocidad que debemos llevar y poder mantenerla durante la carrera, para ser lo más constante posible.
  4. Velocidad punta: el último punto es el que nos permitirá el día de la carrera crear algún cambio de ritmo puntual o tener en cuenta que si entrenamos por encima de la velocidad de carrera, competiremos más a gusto.

Con los conceptos claros veamos qué trabajaremos en cada etapa, así como algún ejemplo.

Lo primero que haremos será plantearnos un periodo amplio de unos 3 o 4 meses en los que basaremos nuestra pretemporada. Se trata de fomentar el fondo, haciendo rodajes poco a poco más largos, aunque sea con pequeños descansos en medio; y la fuerza iniciando un poco de mecánica de gimnasio, haciendo desnivel positivo o corriendo por arena.

En este primer ciclo, el aumento de la intensidad tiene que ser muy progresivo.

El segundo y previo a lo que sería nuestro periodo de competición. En este ciclo, realizaremos entrenamientos más específicos a nuestros objetivos, realizando series para fomentar un buen ritmo y reforzar los músculos de una forma más específica.

En este segundo periodo, la progresión no será mucha si hemos realizado una buena temporada, pero será la más importante para llegar en buenas condiciones a la competición. Ahora nos toca disfrutar de las carreras y solo hacer un mantenimiento de la forma través de los entrenamientos cotidianos.

Por último, pero no por ello menos importante, nos encontramos con el periodo de post-competición en el que tenemos que descansar y bajar la intensidad de los entrenamientos, incluso buscando carreras más cortas a nuestro objetivo, para llegar a una temporada de descanso.

Esta sería una buena forma de desarrollar una temporada a través de ciclos. Hay que tener en cuenta que estemos en el momento que estemos es muy importante el descanso entre entrenamientos, sobre todo en los de calidad, y estar atentos a escuchar a nuestro cuerpo.

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.