Menú

Minimalismo o técnica de barefoot

0 19
-/5

Antes de comenzar a utilizar alguna de estas dos prácticas, debemos tener presente que existe una técnica de carrera que aprender y que depurar que nos puede ser muy útil para mejorar nuestro estilo de carrera y prevenir posibles lesiones.

La razón principal por la que necesitamos cambiar nuestra técnica de carrera es la falta de amortiguación a la que sometemos nuestro cuerpo. El proceso de amortiguación debe depender del arco de nuestro pie, tobillo y rodilla, principalmente. Pero no es la única razón. 

Otro punto que deberemos trabajar será nuestro equilibrio ya que el calzado minimalista no nos va a aportar la estabilidad necesaria que nos puede dar una zapatilla tradicional.

Tenéis que tener presente que los cambios necesitan tiempo y que no siempre pueden hacerse realidad en el tiempo que quisiéramos. Sed pacientes si no queréis sufrir ninguna lesión. Tened en cuenta que todos los elementos de nuestro cuerpo tienen que cambiar su forma de trabajar.

El primer cambio y el más importante es el de andar descalzo. Es importante que nuestra piel sea mucho más protagonista y sienta más de lo que sentía antes, a poder ser por terrenos variables. Esto nos ayudará a endurecer la piel, a aprender a asimilar la información que los pies nos pueden aportar, y a reducir esa sensación de dolor que, por sobreprotección, ahora tendremos muy acentuada.

Una vez interiorizado este punto, pasaremos a perfeccionar la técnica. Lo ideal en este paso es realizarlo sobre una superficie dura para ver si estamos amortiguando correctamente, y sobre una rugosa para disponer de una buena tracción en el pie.

Respecto a las zapatillas, debemos escoger un calzado con el que queramos correr con un drop bajo, muy flexible y sin correcciones de pisada, o bien descalzos. No tenemos que tener miedo a lesionarnos por empezar así. Muchos son los deportistas que van reduciendo protecciones de la zapatilla y drop para finalmente correr descalzos, sin haber pasado por una fase previa de aprendizaje.

Debemos incrementar la frecuencia de nuestros pasos para no golpear tan fuerte con un gran paso y lograr que la pierna que llevamos por delante aterrice en el suelo con el antepié, favoreciendo un impacto prácticamente horizontal. Es importante empezar con una distancia muy corta, pequeñas series, prestando atención a nuestra técnica. 

Otro punto importante es mantener la misma técnica desde el principio hasta el fin del entrenamiento para interiorizar mejor los movimientos que estamos aprendiendo y, que con el tiempo, serán habituales.

Poco a poco, iremos aumentando la distancia de entrenamiento para, más adelante, pasar a incrementar la velocidad. No debemos tener miedo a un progreso más lento. Si sentimos dolores o sobrecargas es preferible dejar reposar el cuerpo y volver al paso anterior, reduciendo la distancia y/o la velocidad.

Podéis ver unos vídeos sobre las intensidades de impacto que se aplican en estas dos técnicas aquí.

¡Con un poco más de información será más fácil arrancar en esta nueva aventura y prevenir algunas lesiones! ¡Suerte!

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.