Menú

Cómo limpiar tus zapatillas de running

0 144
-/5

Depende de por dónde hayamos entrenado la apariencia y el estado de nuestras zapatillas puede ser mejor o peor, ya limpiándolas sobre todo de barro podemos alargar la vida de nuestra zapatilla. 

Existirían diferentes tipos de lavados dependiendo del estado de esta, pero lo primero que hay que hacer es  quitar la plantilla y los cordones, ya que podremos lavarlos en la lavadora sin problema utilizando una red de lavado mejor.

  • Zapatillas sucias de polvo: Si salimos a correr y pasamos por parque o caminos de tierras, es lo más común. En este caso el limpiado de estas sería muy sencillo, porque basta con pasarle un paño húmedo después de nuestro entrenamiento para que el estado de nuestra zapatilla mejore.
  • Zapatillas sucias de barro: En el peor de la casos de nuestra zapatilla se haya convertido en un barrizal, lo más adecuado sería dejarla unas horas a que el barro se seque para después con un objeto punzante, como por ejemplo un bolígrafo quitarle las partes más grandes de barro, siempre podemos también golpear la suela contra una pared para que el barro termine de caer.

Una vez quitado la mayor parte de barro, prepararemos un cubo con agua templada y jabón neutro y con la ayuda de un cepillo de dientes iremos frotando en las zonas donde más suciedad haya incrustada. Intentaremos no utilizar un cepillo demasiado agresivo ya que esto podría dañar el mesh. 

Si vemos que el agua está muy sucia a mitad del lavado, iremos cambiando el agua para no añadir más suciedad a la zapatilla.

Una vez cepilladas, las aclararemos solamente con agua y las dejaremos secar en un lugar donde no haya una fuente de calor directo (ya que el calor podría deformar nuestra zapatilla), así que lo más correcto sería dejarlas secar al aire libre pero… ¡evitando el sol!

Por último en el momento que las coloquemos a secar, podremos rellenar el interior de la zapatilla con papel de cocina o papel de periódico para que la húmeda la absorba el papel y que el secado sea más rápido y quede menos humedad dentro de ella.

¿Y en la lavadora?

Aunque cada vez las marcas de zapatillas utilizan materiales en los cuales si sería posible un lavado corto en nuestra lavadora, la zapatilla a un medio plazo se vería perjudicada ya que los pegamentos y los termo sellados sufrirían pudiendo llegar a romperse.

Si sigues estos consejos, tendrás una zapatilla que siempre lucirá bonita, además estarás alargando la vida de estas, y por tanto podremos disfrutar más kilómetros de ellas.


Contenido elaborado junto a apasionados del running de Decathlon. 


Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.