Menú

"Los geles son malos"

0 11
-/5

El mayor aporte energético que tenemos durante el ejercicio proviene del glucógeno almacenado en nuestro cuerpo, bien en el hígado o en los músculos. El glucógeno proviene de la ingesta que hacemos de hidratos de carbono a lo largo del día y se almacena para ser consumido como energía. 

El problema es que frente a un ejercicio continuo, estas reservas se van agotando. A partir de los 90 minutos de ejercicio, dependiendo del ejercicio y de cada cuerpo, nuestro cuerpo ya ha consumido esas reservas y necesita un aporte de energía exterior, de ahí el papel fundamental que juegan los alimentos energéticos para deportistas.

Entre los alimentos energéticos más populares destacan las barritas y los geles energéticos. Las barritas normalmente son ricas en hidratos de carbono complejos, que como ya hemos comentado anteriormente, tienen que ser procesados durante cierto tiempo en nuestro cuerpo. 

Por esta razón, y ya que normalmente vienen en formato sólido y cuesta más digerirlas en carrera, los corredores se inclinan por la opción de los geles energéticos.

Los geles normalmente vienen compuestos por carbohidratos de rápida asimilación (en su mayoría azúcares), vitaminas y electrolitos para favorecer su absorción y en algunos casos cierta cantidad de cafeína. El formato en que vienen suele ser en un tubo o bolsita con abrefácil y la textura es la de un líquido denso, aunque bien es cierto que cada vez de comercializan fórmulas más líquidas.

La gran pregunta es, ¿cómo y cuándo tomar los geles energéticos? Lo mejor es tomarse su tiempo para tomarlos. Piensa que en poco producto hay concentrada una gran cantidad de energía y tu organismo necesitará un trabajo extra para poder digerir todos los nutrientes. 

La sangre que necesitas para el funcionamiento de los músculos se verá obligada a desviarse hacia el estómago e intestinos y puede disminuir tu rendimiento.

Lo ideal es tomar los geles a pequeños sorbos, para que la digestión sea más efectiva, y siempre acompañado por agua, para evitar molestias gastrointestinales. En cuanto a la frecuencia, depende del esfuerzo y la intensidad. 

Para esfuerzos inferiores a una hora, con tu reserva de glucógeno es suficiente. Para esfuerzos superiores (trail, media maratón, maratón…) un buena opción es ingerir un gel cada 20-30 minutos a partir de los 10 kilómetros aproximadamente.

Tan importante es el entrenamiento físico como el entrenamiento nutricional. Entrena la ingesta de diferentes geles en distintas fases de tu entrenamiento y con distintas intensidades para saber cómo puede influir el aporte de energía el día de una competición. El entrenamiento nutricional “educa” a tu cuerpo a procesar los carbohidratos y evita que sigas pensando que “los geles son malos”.


Contenido elaborado junto a apasionados del running de Decathlon. 


Bibliografía

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.