Menú

Pies, ¿para qué os quiero?

0 13
-/5

Si sois asiduos a este blog, supongo que la mayoría de las respuestas serán “para correr”. Los pies y los tobillos ejercen un papel importantísimo a la hora de practicar nuestro deporte y, sin embargo, sólo les dedicamos el tiempo que merecen cuando nos lesionamos.

Conformados por 26 huesos, 33 articulaciones y más de un centenar de tejidos musculares, ligamentos y tendones, nuestros pies son una de las estructuras mecánicas más complejas del cuerpo humano y, además, nuestro soporte principal. 

El pie, en conjunción con el tobillo, tiene que ser capaz de proporcionar la estabilidad para mantener el equilibrio, distribuir el peso de todo nuestro cuerpo durante la fase de contacto contra el suelo, y tener la fuerza suficiente para la fase de impulso.

La forma del pie influye directamente en nuestra biomecánica y nuestra técnica de carrera, razón por la cual es tan importante corregir las posibles deformaciones y patologías del pie (como el pie plano, pie cavo, espolones calcáneos, dedos en garra…), como tratar de equilibrar la pisada, haciendo un análisis del pie en movimiento para detectar una posible tendencia pronadora o supina. 

Busca un profesional que te pueda aconsejar el calzado idóneo para tu estructura y no dudes en ponerte en manos de un podólogo especializado en caso de requerir un tratamiento más personalizado, como plantillas.

En cuanto a las lesiones, las más habituales en el mundo del running suelen ser esguinces articulares y lesiones tendinosas, como la fascitis plantar, provocada por la inflamación de la fascia (el tendón que conecta el calcáneo con los dedos de los pies) o la archiconocida tendinosis de Aquiles, debido a un estrés excesivo sobre este tendón, que une el gemelo y el sóleo con el talón del pie. La recomendación es planificar la temporada de running para evitar sobreentrenamientos, realizar ejercicios de fortalecimiento como los que nos propone Joel (sobre todo si tu especialidad favorita es el trail) y ponerse en manos de un buen fisioterapeuta, para que nos aconseje sobre el tratamiento más adecuado y nos realice masajes de descarga en caso necesario.

Las lesiones más habituales de los runners son esguinces articulares y lesiones tendinosas.

Otro aspecto a tener en cuenta es la higiene de los pies. A nadie le agrada sentir molestias o tener que retirarse por dolores persistentes a causa de ampollas, rozaduras o dolores en las uñas y la solución la tenemos en nuestras manos. 

Seca con cuidado entre los dedos tras la ducha y aplica polvos de talco para evitar problemas de hongos; corta las uñas no demasiado cortas en recto, para que no se deformen y se claven en carrera; usa vaselina o pomada antirrozaduras para evitar las ampollas y aunque suene obvio, verifica que tus zapatillas sean de la talla correcta.

Mima tus pies realizando automasajes para mantener los músculos y tendones flexibles. Frota el arco plantar y el tendón de Aquiles como si quisieras estirar el tendón, estira los dedos uno a uno, masajea a ambos lados del tobillo… Un ejercicio muy efectivo es hacer rodar una pelota de pequeño tamaño bajo tus pies, masajeando toda la planta. Puedes hacer ejercicios también tratando de agarrar esa pelota con los dedos.

El mejor remedio para evitar los dolores en los pies es, sin ninguna duda, la prevención. Por eso te animo a que pruebes alguno de estos consejos y que nos comentes si has notado mejoría. Comparte con nosotros si tienes algún truco que te haya ayudado.

¡Hasta otra, runners!


Contenido elaborado junto a apasionados del running de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.