Menú

¡Aprende a recuperar energía!

0 13
-/5

No solo hay que alimentarse para entrenar, también hay que alimentarse para recuperar antes y mejor. De nada nos sirve entrenar duro si luego no realizamos una correcta recuperación. Y para ello…. lo que tomamos después de entrenar influye notablemente. Todos sabemos que el entrenamiento es básico, pero también lo es aprender a recuperar energía.

Los entrenamientos intensos afectan a nuestro sistema inmunológico por lo que un deportista mal alimentado es un deportista expuesto a infecciones. Es esencial que en la dieta no haya deficiencias de vitaminas ni minerales. El aporte de frutas, verduras y hortalizas es indispensable y no pueden faltar a diario.

Inmediatamente después del ejercicio

Durante el ejercicio, nuestro organismo ha utilizado las reservas de glucógeno para las contracciones musculares, ya sea en un entrenamiento intenso de fuerza o en una sesión cardiovascular. 

La situación es que los depósitos de glucógeno almacenados en los músculos se encuentran al mínimo, existe una deshidratación y los músculos con daños estructurales, por tanto, nuestro objetivo es reparar estas consecuencias del ejercicio para que en la siguiente sesión estemos ya recuperados.

Hacer las comidas a su tiempo también ayuda, ya que si dejamos mucho tiempo entre el esfuerzo y la comida, disminuye la capacidad de recuperar completamente los depósitos de energía o ayudar a la reconstrucción de estructuras musculares.

Los 30 minutos siguientes a la práctica de ejercicio físico nuestro organismo es más receptivo a la asimilación de nutrientes y por tanto es esencial aprovechar este momento para rellenar nuestras reservas al máximo y así poder conseguir recuperar energía de un modo óptimo. 

Es lo que llamamos "ventana metabólica" y se refiere a ese periodo de tiempo con mayor capacidad para que lo que comas te ayude a recuperar energía, rellenando tus reservas de glucógeno y regenerando la musculatura. Abarca unos 30 minutos y es el periodo ideal para tomar nutrientes de calidad y apropiados (carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales...).