Menú

A vueltas con el Drop de las zapatillas

0 29
-/5

A vueltas con el Drop

Seguramente que ya te suena la “palabrota” esa del Drop. Pero quizás debamos pararnos un poco con él para saber qué idea persigue y cómo se utiliza para conocer cuál es el drop correcto para nosotros.

Como casi con total seguridad sabes, el drop de la zapatilla, no es más que la diferencia de altura entre el talón y la parte delantera de la suela, expresadas en milímetros. Así que nos encontraremos con zapatillas que van desde los cero hasta los doce milímetros de drop.


El concepto:

La idea que persiguen las marcas con la inclinación de las zapatillas no es otra que la de predisponer al cuerpo para la carrera ofreciendo una posición de partida y, por otro lado, el tratar de ofrecer cierta protección al tendón de Aquiles evitando así un esfuerzo excesivo; sobre todo si existen acortamientos musculares en la parte posterior de la pierna y/o debilidades musculares. De esta manera se libera (en parte) al tendón de Aquiles de un trabajo que le puede resultar excesivo y someterlo a un estrés al que no está aún acostumbrado.


Implicaciones biomecánicas:

Como contrapartida, nuestro cuerpo (que es vaguete), en la posición de reposo, previa a iniciar la carrera, se readapta buscando una posición más cómoda ante el desnivel que crean las zapatillas y tiende a desplazar el centro de equilibrio del cuerpo hacia atrás, abusando de la amortiguación en la parte posterior de la zapatilla y generando cierto desequilibrio y tensión en la articulación del tobillo.

Esta readaptación del esquema corporal puede hacernos que en carrera, nuestra zancada se alargue más de lo debido y que en el momento de impactar el pie contra el suelo, lo haga por delante de la línea vertical de las caderas, con la rodilla extendida en exceso y siendo el talón quien reciba ese primer impacto. De tal manera que las líneas naturales de amortiguación con las que venimos diseñados de serie, están desdibujadas y vamos a someter a sobrecargas a otras estructuras corporales; pudiendo llevarnos a la aparición de sobrecargas musculares, dolor articular e incluso a la aparición de lesiones.

De ahí la importancia de escoger muy acertadamente el tipo de drop que vamos a requerir para evitar situaciones que nos lleven a la perdida de una técnica eficaz de carrera y que nos podamos lesionar.

En caso de utilizar un drop elevado, hemos de ser conscientes que estaremos descargando de responsabilidad a nuestro tendón de Aquiles pero como contrapartida, estaremos sobrecargando a nuestro tendón rotuliano. Y muy posiblemente, estaremos favoreciendo la inflamación del mismo con el paso de los kilómetros; lo que nos puede llevar a una lesión de carácter crónica como es la condromalacia rotuliana.

Por otro lado, si nos decidimos por un drop de los más bajos (incluido el drop cero), estaremos exigiendo un gran trabajo a nuestro tendón de Aquiles y a toda la cadena posterior de la pierna que puede llegar a traducirse en problemas y/o lesiones en los isquiotibiales y en los sóleos.


Entonces… el drop es ¿bueno o malo?

En realidad, ni una cosa ni la otra. Como cantaba Jarabe de Palo: "Depende".

El drop, por si sólo, no va a conducirnos a llegar a desarrollar una u otra lesión; sino que más bien puede llegar a ser un partícipe más dentro del conjunto de factores que van a determinar o potenciar la aparición de un tipo u otro de lesión junto con un mal control postural, hipotonías musculares, mala ejecución técnica de carrera, sobrepeso, excesos en los volúmenes de entrenamientos, falta de descanso, una dieta poco equilibrada y una amortiguación en las zapatillas que no sean las que realmente necesitamos.

De ahí la gran importancia de realizarnos un buen estudio de la pisada de la manos de profesionales de la podología deportiva (sinceramente, ¡HUYE! de esas tiendas en las que te montan en una cinta de correr y, tras grabarte desde atrás tus pisadas, te aconsejan las zapatillas “mágicas” que necesitas para correr sin lesionarte ), así como de un fisioterapeuta deportivo que pueda hacer una valoración eficaz de lo que necesitamos hacer y corregir para correr de forma segura y eficiente.

A partir del trabajo conjunto de ambos podremos tener una idea muy clara del tipo de drop que deberemos emplear para poder disfrutar de nuestras zancadas por mucho tiempo y kilómetros.

¡Ah!, una última cosa; si inviertes en tu salud te ahorrarás dinero en tus zapatillas  ;)

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.