Menú

42.195 metros, una leyenda (Vol. I)

0 56
-/5

El origen de un mito

A buen seguro el mensajero griego Filípides no era consciente del lugar que ocuparía en la historia cuando los generales atenienses lo eligieron como su mejor atleta para una temeraria misión. Corría, nunca mejor dicho, el año 490 A.C. y los persas acababan de desembarcar en Maratón dispuestos a imponer su fuerza frente al pueblo de Atenas. De ahí que los mandatarios griegos tomaran una decisión desesperada: Filípides, el más destacado de entre sus corredores de larga distancia, tendría que recorrer los cerca de 250 kilómetros que separaban Atenas de Esparta y conseguir el apoyo de los espartanos, grandes guerreros, en contraste con los discípulos de la escuela intelectual ateniense. A partir de ahí, la realidad y la leyenda se abrazan en una historia difícil de descifrar. Algunos historiadores, los más románticos quizás, indican que Filípides habría llegado a Esparta y gracias a la ayuda del ejército espartano, los griegos pudieron expulsar a los persas. Otros señalan que, en realidad, no pudo completar la hazaña y falleció en el camino debido al agotamiento. Sin embargo, sí existe un hecho que no ofrece lugar a dudas: Filípides y “su” batalla de Maratón acababan de pasar a la historia sin saberlo.

El origen de un mito 1

A finales del siglo XIX, en plena edad contemporánea y más de dos mil años después de la hazaña del “mensajero griego”, un noble francés llamado Pierre de Fredy (aunque más conocido como Barón de Coubertin) instauró los Juegos Olímpicos modernos, a imagen y semejanza de los Juegos antiguos griegos. Este pedagogo e historiador, gran amante de la antigua Grecia, tuvo claro que los nuevos Juegos debían servir para rendir pleitesía a la gran civilización helena. De ahí que la primera edición de los Juegos Olímpicos modernos se celebrara en Atenas, del 6 al 18 de abril de 1896. Además, como guinda a su particular ofrenda al pueblo griego, Coubertin decidió que una prueba reinaría por encima de las demás: la maratón. En claro homenaje a Filípides y su proeza, se celebró una carrera a pie de 40 kilómetros, la distancia entre las llanuras de Maratón, lugar donde se fraguó la victoria ateniense varios siglos atrás, y el estadio olímpico de Atenas. El ganador, como no podía ser de otra manera, fue un atleta griego, de nombre Spyridon Louis.

Sin embargo, los más observadores habrán podido comprobar que la distancia de esta primera “maratón moderna” no se corresponde con la actual. Y es que tendrían que pasar doce años más, concretamente hasta los Juegos Olímpicos de Londres, celebrados en 1908, para que la mítica prueba adquiriera su forma final. Inicialmente, la maratón iba a consistir en 25 millas (aproximadamente 40 kilómetros), manteniendo la distancia de las primeras ediciones. No obstante, al realizar las mediciones, se comprobó que desde el ala este del Castillo de Windsor (lugar desde el cual la familia real debía dar la salida oficial) hasta el estadio olímpico había una distancia exacta de 26 millas. Además, por si lo anterior no fuera suficiente, a esa distancia hubo que agregarle 385 yardas por una pista de ceniza, hasta llegar al palco real, para que así la Reina Alexandra pudiera observar la salida. Por lo tanto, la maratón de los Juegos Olímpicos de Londres 1908 consistió finalmente en 26 millas y 385 yardas o, lo que es lo mismo, 42 kilómetros y 195 metros. De este modo, la Reina Alexandra, probablemente de manera involuntaria, marcó un nuevo hito histórico para la maratón, ya que esta distancia se mantuvo a lo largo del tiempo y, finalmente, el año 1921, la Asociación Internacional de Federaciones Atléticas la fijó de manera definitiva, perdurando hasta hoy en día.

El origen de un mito 2

Y así es como la historia ha ido esculpiendo una prueba mítica. Desde las épicas batallas de la antigua Grecia hasta los caprichos de la Reina de Inglaterra, cuarenta y dos mil ciento noventa y cinco metros convertidos en leyenda.

Gracias por tomarte tu tiempo en leer este artículo. En Decathlon nos apasiona el deporte, si tienes cualquier duda o pregunta, no dudes en dejar un comentario o contactarme directamente. Si quieres conocer más sobre el running, en nuestra comunidad encontrarás todo el contenido. Para más información, también puedes consultar el catálogo de nuestra web.

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.