Menú

Camping en familia

0 5699
-/5

Creo que la premisa de muchas familias cuando comienzan a planificar sus vacaciones es “da igual donde ir mientras estemos todos juntos”. Pero si tenemos tiempo de poder buscar, encontrar un lugar privilegiado, con un entorno único, donde tú eliges los horarios y que esas vacaciones sean un momento en el que todos puedan participar y compartir, el camping, es ideal.

En esta ocasión hemos elegido un camping en Ávila, en Peguerinos, Camping Valle Enmedio. Ubicado en una zona donde no hay cobertura móvil, perfecto para desconectar, y donde podemos descansar y hacer infinidad de actividades en el medio natural.

Hemos tenido que preparar los días antes todo el material que había que llevar, tampoco son muchas cosas, se podría resumir en: tiendas, equipamiento, ropa y comida, aunque en esta ocasión, siendo 10 niños y 4 adultos, el volumen aumenta y hay que sumar y multiplicar bien. Escoger el material común es sencillo, las tiendas, comida, mesas y sillas, iluminación, la cocina, la nevera, menaje y juegos varios para los más pequeños. Pero cuando nos adentramos en organizar a 10 niños, y cada uno necesita, su saco y esterilla, su ropa, su neceser, etc, sin duda necesitamos la ayuda de una buena hoja de papel e ir a lo seguro, apuntar e ir tachando.

Ya con todo preparado, los primeros que llegan al camping son los encargados de hacer el registro, informarte de las normas, de las oportunidades que nos ofrece la zona, de los horarios y elegir parcela, en donde estaremos ubicados. Recordemos que los campings tienen, dependiendo de su categoría (como las estrellas de los hoteles), una serie de servicios. En nuestro caso, elegimos estar en una zona parcelada, alejada de la entrada y cercana a los servicios, resumiendo, más tranquila y familiar.

Un consejo es siempre preguntar al personal del camping, nadie mejor que ellos lo conocen y pueden asesorarnos y recomendarnos.

Es importante a la hora de instalar las tiendas, repartir bien el espacio, dónde instalaremos la tienda, la zona de estar, de cocinar y de jugar. Es relevante para que haya una buena convivencia, dentro de la parcela y fuera, sobre todo cuando nuestro grupo es numeroso. Importante mencionar la posición de la tienda, muy importante para nuestro descanso que esté siempre en un lugar plano sin pendiente.

Instalar la tienda de campaña es sin duda una de las actividades más divertidas en familia: abrir la bolsa, sacar todas las piezas, organizarse para montarla, hacer de ello un juego (como todo lo que suceda desde que entramos en el camping hasta que salgamos), es algo muy recomendable y sobretodo divertido pero siempre supervisado por adultos.

Habiendo instalado las tiendas, ordenado las maletas, guardado la comida- un par de pájaros ya nos han visitado para ver lo que puede caer- es un buen momento para dar un pequeño paseo y conocer el camping y a nuestros vecinos (recordad que vamos a convivir muy cerca de personas que comparten nuestra misma afición, por lo que un buen ambiente está casi garantizado).

El atardecer es un momento perfecto para enseñar a los más pequeños a convivir con los demás y mostrarles cómo debemos comportarnos cuando estamos en el medio natural y compartimos ese espacio con mucha más gente. Así, cuando venga la noche estarán más concienciados.

¿Quién cocina?, ¿Quién prepara la mesa?, ¿Quién friega?, ¿Quién recoge?, maravillosas preguntas con respuesta muy sencilla: TODOS. Así de fácil, vamos rotando y cada uno aporta lo que puede, pero todos aportamos y todos sumamos para poder disfrutar cada uno de nosotros, porque en el caso de este viaje en concreto, tenemos 2 desayunos, 2 comidas y 2 cenas.

Más allá de la vida en el camping tenemos las actividades que podemos realizar tanto dentro como fuera de las instalaciones. En nuestro viaje elegimos realizar rutas de senderismo en un entorno único y muy variado. Hay que preparar las mochilas y los bocatas e ir en busca de los embalses, ríos, bosques, rocas, pero sin tener prisa y disfrutando del camino recorrido.

Recordad ir preparados cuando iniciamos una actividad en el medio natural. Ver por dónde nos vamos a mover, el material (si llevamos niños pequeños, el carro o la silla portabebés) y horarios (no son las mismas horas de luz en marzo que en julio). Todos esos detalles que van a hacer nuestra actividad más segura para poder disfrutarla al máximo, y recordar: ¡los peques marcan el ritmo!

Otra de las opciones que nos suelen proponer los campings son una serie de actividades organizadas y dependiendo de vuestros gustos y necesidades podréis apuntaros, por ejemplo a:  piragüismo, micología, bici, multiaventura, etc.

El camping en familia tiene multitud de opciones, y como esa famosa serie de libros cuyo nombre recuerdo por “Elige tu propia aventura”, ninguna frase resume más el gran abanico de opciones que te ofrece esta manera de ir de vacaciones. No hay dos veces que repitas la misma experiencia, y todas son increíbles y únicas.

¡A limpiar y a recoger! cuando ya termina el camping, toca organizarse como al inicio y dejarlo todo listo para nuestra marcha, y dejar nuestro espacio, nuestra parcela, limpia, tal y como la hemos encontrado. Que no se nos olvide nada, la basura a los contenedores, recordad reciclar y guardar en nuestra cabeza todos esos buenos momentos para repetirlos en otra ocasión.

Nos vemos por la montaña.

Contenido elaborado junto a apasionados del senderismo de Decathlon. 


Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.