Menú

¿Cómo distribuir el peso de tu mochila?

0 59
-/5

El peso de la mochila es uno de los factores clave para poder avanzar sin dificultades por la montaña, una mochila pesada nos puede retrasar e incluso producirnos lesiones y/o dolores musculares. Llevar lo indispensable, dejando los “por si…”, y distribuir el material de forma adecuada nos evitará gastar la energía que más adelante necesitaremos para completar nuestra jornada con éxito. 

En este sentido, optaremos por una mochila ligera y que a la vez nos permita acceder fácilmente al material que hayamos guardado en su interior sin perder demasiado tiempo y sin necesidad de tener que abrirla por completo. Así pues, las variables uso y peso serán claves a la hora de elegir. 

El peso de tu mochila - Blog montaña Decathlon

Las mochilas se dividen según su capacidad (litros); podemos encontrar desde mochilas de travesía de varios días de unos 55-65 litros, hasta mochilas de 30-40 litros para un día de montaña, pasando para las mochilas de ataque, las cuales destacan por ser ligeras y pequeñas, permitiendo llevar así el mínimo peso hasta la cima. 

Toda esta variedad de características hacen más fácil el poder encontrar una mochila que se adapte a cada persona y actividad según sus necesidades. Uno de los trucos para poder organizar bien la mochila es dividir el material por secciones, usando bolsas de plástico o ropa que actuarán también como aislante y nos permitirán ver los componentes y acceder más fácilmente a estos sin necesidad de deshacerlo todo.

El peso de tu mochila - Blog montaña DecathlonIndependientemente de la época y de la duración de la actividad hay una serie de materiales y de ropa que no pueden faltar en nuestra mochila: 

- Ropa extra y de repuesto: camiseta, calcetines, ropa interior y, en caso de que no lo lleves puesto desde el inicio, softshell, gorro, guantes… esto nos permitirá disponer de ropa limpia y seca en cada jornada. 

- Comida: un básico en nuestro equipaje. Podemos llevar desde frutos secos, barritas energéticas hasta un bocadillo de jamón. Alimentarse es fundamental para poder completar la travesía y reponer la energía necesaria en cada tramo. 

- Cantimplora o bolsa de agua: hidratarse es muy importante puesto que durante la actividad física perdemos mucho líquido en forma de sudor. Llevar un termo en invierno, e incluso en verano en alta montaña, nos puede servir para entrar en calor mas rápidamente, una bebida caliente y reconfortante siempre ayuda. 

- Cerillas o mechero, si debemos cocinar con el hornillo. 

- Botiquín, ante cualquier imprevisto. 

- Mapa y reloj o GPS. Una vez tengamos todo el material listo para guardarlo no nos podemos olvidar de distribuirlo de forma equilibrada dentro de nuestra mochila, esto nos evitará dolores de espalda y nos corregirá la inercia de caminar inclinados hacia la izquierda o derecha según dónde llevemos más peso acumulado. 

En el fondo pondremos el material que no usaremos durante la travesía como por ejemplo el saco de dormir o el aislante (en caso de que este último no nos quepa siempre podemos guardarlo en la solapa superior de la mochila). 

Pegado a la espalda guardaremos el material más pesado como la tienda, el hornillo, la comida…en el caso de que no nos quepa la tienda la podemos poner también en el fondo de la mochila. En la parte superior dejaremos lo que necesitemos más a mano como la chaqueta softshell y/o impermeable, reservando los bolsillos superiores para el material que más usemos durante la jornada, como la crema solar y/o labial, gafas, brújula, mapa… El peso de tu mochila - Blog montaña Decathlon

Si disponemos de bolsillos laterales podemos guardar en ellos la cantimplora o alguno de los objetos de los bolsillos de la solapa. Una vez tengamos todo el material bien colocado ya solo nos faltará ajustarnos la mochila de forma correcta. 

Para que podamos ajustárnosla bien disponemos de dos cinchas principales: el cinturón, el cual soportara entre el 65-70% del peso de la mochila, y la cinta del pecho que soportará el 30% restante. El cinturón debemos ponerlo justo encima de las crestas de la cadera permitiendo así que sean las piernas las que carguen con la mayor parte del peso.

 Ahora, una vez guardado el material y puesta la mochila solo nos falta salir ahí fuera en busca de una nueva aventura para disfrutar de la montaña y de sus hermosos paisajes.


Contenido elaborado junto a apasionados del senderismo de Decathlon. 


Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.