Menú

Construir un hotel de insectos con niños en la naturaleza

ALGO QUE RECORDAR
02/03/2021
0 85
3/5

Se cree que los primeros hoteles de insectos son una evolución de las cajas de abejas que se instalaban en los jardines de muchas casas en la Inglaterra del siglo XIX. Su uso tenía más que ver con un objetivo de observación pero podrían considerarse las precursoras de los actuales hoteles de insectos.

Estas estructuras, son como su propio nombre indica, una construcción que ofrezca alojamiento para que los insectos acudan a ellas. Las mariquitas, las abejas y las avispas solitarias y otros pequeños animales utilizan habitualmente para cobijarse y reproducirse espacios de madera muerta, que en entornos urbanos son cada vez más difíciles de encontrar, por el mantenimiento de la limpieza de las calles.

hotel_insectos_1

Sin embargo estas especies además de cumplir una función polinizadora, ayudan en el control de las plagas. Las abejas y avispas solitarias, no son en absoluto agresivas, puesto que al no vivir en grandes comunidades son muchas veces las únicas responsables de alimentar a sus crías y no pueden permitirse perder la vida en un enfrentamiento.

Esta forma de mantener la higiene en espacios naturales, ayudando a la creación de un entorno natural equilibrado es lo que se denomina como gestión integral de plagas, en jardinería y agricultura. Es una excelente alternativa para conseguir reducir el uso de repelentes y otros productos químicos, que en algunos países como Canadá están empezando a regular con restricciones, incluso a prohibir algunos de ellos por el efecto que provocan en la desaparición de algunas especies.

hotel_insectos_4

Cómo construirlo

Los hoteles de insectos se pueden comprar ya fabricados, pero ponerse manos a la obra, aunque no quede tan perfecto, es ya una actividad interesante en sí misma. Además de una excelente manera de mejorar nuestra relación con los insectos y enseñarles a los más pequemos de la casa que tienen una importante función en la naturaleza.

Los hoteles tienen que estar divididos en compartimentos a modo de pequeñas habitaciones. Cada uno de esos espacios deben rellenarse con diferentes materiales que vayamos encontrando en el entorno: piedras, palos, piñas, paja, trocitos de maderas, tejas… Cada una de estas habitaciones será interesante para una especie diferente.

Si eres de lo que te gusta el bricolaje ya tendrás claro que con unas cuantas tablas de madera y un taladro la tendrás construida en un momento. Nosotros decidimos reciclar dos cajas de fruta y verdura que teníamos por el jardín que unimos con unos clavos.

hotel_insectos_5

Uso de herramientas y niños

Para la construcción del hotel necesitaremos como mínimo clavos y un martillo. En países como Alemania, es fácil encontrar kits de herramientas infantiles con los que se puede trabajar, es decir que no son de juguete. De esta forma y bajo la supervisión de un adulto, los niños conocen el manejo y el funcionamiento de las herramientas desde muy pequeños y esto, en contra de lo que muchos pudieran pensar, reduce considerablemente el número de accidentes. Y es que cuando existe interés por parte de los niños, la prohibición aumenta el deseo y aprovechando un momento de despiste podemos encontrarnos a nuestro hijo manejando una sierra. De ahí la importancia de enseñarles a manejar las herramientas lo antes posible y a que conozcan en un entorno supervisado cuales pueden ser las consecuencias de un uso incorrecto, de las mismas.

hotel_insectos_2

Algunos detalles a tener en cuenta

  • Mejor utilizar una madera sin tratar o que haya sido tratado con barnices naturales.
  • Construir espacios muy pequeños para que los pájaros no puedan entrar. Algunas personas los protegen con rejillas.
  • Ubicar el hotel en una zona que no sea muy de paso habitual por las personas. Si hay otras flores y plantas silvestres serán un reclamo para los insectos.
  • Cuando termine la temporada es importante limpiarlo, comprobar si hay materiales degradados y llevarlo a un lugar resguardado en época de invierno.

Teniendo en cuenta estos parámetros básicos, puedes dejar volar tu imaginación para hacer realidad el diseño que más te guste y se adecue a los materiales que tengas a mano. En forma de rascacielos, con tejado, sin él, estilo colmena, imitando una casita de pueblo… ¿te animas a pasar una jornada entretenidos construyendo un hotel de insectos en la naturaleza en familia?

Comentarios
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.